Datos personales

jueves, 2 de noviembre de 2017

Los diputados batllistas en la década del 60: Tiempos complejos.




A fines de los años 50 nuestro país se enfrenta al final de una coyuntura externa muy favorable que había posibilitado el crecimiento del desarrollo industrial y una cierta mejora de los sectores asalariados y la clase media. Los efectos de la crisis se perciben cuando se agota el crecimiento de la industria protegida que funcionó claramente hasta que las economía europea comienza a desarrollarse, también con el profundo estancamiento del sector agropecuario y el inicio de la especulación en distintos actores sociales. Inmediatamente repercute en las tensiones sociales lo que convierte a la crisis en un proceso más profundo que incluía todos los aspectos estructurales del país. El segundo Gobierno Colegiado se enfrenta al proceso eleccionario con desprestigio y con cuestiones desde varios sectores, incluso desde el mismo batllismo. Muchos de los críticos se había enriquecido con la política redistributiva que alentaban y que en momentos de campaña electoral denigraban. Los más críticos, entonces, eran los industriales, los obreros y la clase media. En verdad, como sostiene el Dr. Caetano, una respuesta que la sociedad buscó fue la victoria de os nacionalistas que van a asumir el gobierno el 1 de marzo de 1959 con mayoría de seis integrantes de la alianza “ herrerista/ruralista” por la minoría dos batllistas de la lista 15 y uno de la lista 14. Inmediatamente comienzan profundos cambios en a dirección económica con el objetivo de desbatllistizar la política. En el mes de diciembre de 1959 se aprueba la Ley de Reforma Cambiaria y Monetaria con el objetivo de eliminar los controles a las importaciones y el sistema de cambios múltiples. Se devaluó el peso, se elimina subsidios a la producción y al consumo y se determinan detracciones a las exportaciones de los productos principales como la lana, carne y cueros. También se inician relaciones con el FMI. 

En resumen se pone un punto final al dirigismo estatal y el inicio de un modelo liberal. Era una alternativa al modelo batllista. El 20 de julio de 1960 apuntalando a sus compañeros de sector, los diputados batllistas Glauco Segovia y Luis Hierro Gambardella, Zelmar Michelini se pronunció con la visión del batllismo con referencia al FMI y a los cambios en la redistribución de la riqueza:
“Cada vez que el FMI ha tenido que acudir a América Latina, ha tenido en cuenta estos cuatro puntos: primero, la transferencia del sector agropecuario- en este caso del Uruguay fundamentalmente al sector ganadero, carnes y lanas- de una mayor porción del ingreso nacional mediante el aumento de los precios de los productos agropecuarios, el encarecimiento de ls productos de importación, la liberalización de los controles de precios y la congelación de salarios. Segundo, un amplio concurso al capital extranjero bajo la forma de empréstitos, comenzados generalmente con los institutos internacionales. Tercero, una política desinflacionaria tendiente a comprimir el actual nivel de ocupación y a transferir mano de obra. Y, cuarto, eliminación de los cauces laterales en el comercio exterior con miras a la adopción de una multilateralidad limitada”( Parlamento del Uruguay, Diarios de sesiones de la Cámara de Representantes, 20 de julio de 1960, p.p. 317-326 en Zelmar Michelini, Planeta 2017, pág.205).

Los diputados batllistas intentan demostrar que la política dependiente del FMI al poner el foco de la crisis en el exceso de dinero circulante, dentro de un proceso de estancamiento productivo no solo impedía una justa redistribución sino que transfería el capital hacia los grandes ganaderos y tenedores de tierras. Para los batllistas era imperioso defender al pequeño industrial que significa en definitiva defender a los sectores medios de la sociedad. En definitiva aquellos debates los podemos vivenciar posteriormente este modelo económico apuntaba a desmantelar el sistema proteccionista y junto con él a la industria nacional, lo que traducido en lo social al desempleo. “La paz, la fortuna de la paz nos ha provocado algún trastorno económico. Durante la guerra, nosotros tuvimos que proveernos a nosotros mismos y proveer al mundo comprador. En nuestro país tnemos casi 200mil obreros industriales y en la industria de la lana, tejidos y tops, tendremos unas 20 mil persona. I nos pusieramos a vender lana sucia, lana virgen, tendríamos que cerrar todas esas industrias” (Nahum, B. Historia del Uruguay, tomo 11).


Las protestas en las calles no se hicieron esperar y el batllismo en los sesenta existía preocupación sobre los excesos en el empleo de la violencia y al procesamiento de los dirigentes sindicales en pleno auge de la guerra fría, viendo al “enemigo” comunista en todas partes, el propio Michelini sostenía que el conflicto era la crisis económica que afectaba a los asalariados de ingresos fijos: “ En circunstancias en que el país atraviesa la crisis económica más grande de su historia; en circunstancias en que el pueblo tiene hambre(...) creemos que es totalmente absurdo, arbitrario y peligroso, que conspira contra la paz social, que se busque por medidas disciplinarias reprimir al movimiento sindical.( Parlamento del Uruguay, 5 de mayo de 1960)
Hoy tenemos varios “batllismos” en el Partido Colorado, quizás el discurso más cercano a las posturas históricas, desde perspectivas diferentes, las tengan los actuales diputados Fernando Amado y Tabaré Viera. Sin embargo todavía, el discurso y la acción no se han acercado a la comprensión del votante batllista.

sábado, 28 de octubre de 2017

Zelmar Michelini y su visión del batllismo.


El batllismo que fue y no será. La 99 batllista y su visión del Uruguay en la crisis de los 60.


Cuando entramos en el debate, desgastante e inútil, del batllismo en los tiempos que corren no podemos dejar de lado a corrientes de pensamiento claves en su conformación. Hemos avanzado en profundidad sobre las realidades y utopías de Domingo Arena (Arca,2010). Sobre la libertad como Revolución de Enrique Rodríguez Fabregat (Ponencia en UCU,Cátedra de Judaísmo, sobre la creación del Estado de Israel,2017) y la monumental figura del Dr. Enrique Tarigo y sus muchas razones (Planeta 2015 con Esteban Leonís) Sin embargo nunca logramos que el debate prenda en los líderes partidarios excepto con el Prof. Yamandú Fau que siempre nos apoyó. Pues bien estamos ahora incursionando nuevamente en la figura de Zelmar Michelini, ya lo hicimos en tres artículos en el blog profelagrotta,blogspot.com. Y contamos con el apoyo del Prof. Jorge Genta. Y me propongo continuar ahora con una serie de documentos que me ha proporcionado generosamente el Diputado Tabaré Viera y con las últimas publicaciones coordinadas por mi profesor en el Claeh, Dr. Gerardo Caetano..
En un artículo publicado el 21 de enero de 1964( Zelmar Michelini, razones de una conducta. Acción y pensamiento, Planeta,2017) titulado: “Por nuestro propio camino” comenzamos a trabajar con la vigencia real y absoluta del radicalismo liberal y progresista de Don Pepe.


“ Nuestro punto de partida es la igualdad en el ámbito de la libertad, no aceptamos otra base para las relaciones de los hombres entre si. Rechazamos todas las discriminaciones sociales que se fundamentan en los privilegios, originados en la fortuna, en la familia, en la religión, en la raza o en el partido. Sostenemos como base de la arquitectura social el principio de la dignidad humana. Y no hay dignidad posible para el hombre si carece de libertad o si no se siente igual entre iguales. No aceptamos, no podemos aceptar, que haya un orden democrático y justo allí donde los hombres se reconocen súbditos de otros, en razón de privilegios azules de familias elegidas por principios aristocráticos, por imposiciones dictatoriales o por interese oligárquicos. No aceptamos, no podemos aceptar, que se se pretenda imponer una sujeción económica y una subordinación financiera, una calificación de nacionalidades en superiores o inferiores, de pueblos a pueblos, de gobierno a gobiernos, porque unos sean poderosos y otros seamos débiles e incipientes. Menos podemos aceptar aun que quienes invocan defender la Justicia Social. Arrasen los derechos naturales del hombre y los políticos del ciudadano allí donde mandan, y se proclamen reivindicadores de esos mismos derechos allí donde pretenden llegar a mandar. No queremos ideologías importadas ni aceptamos servilismos económicos ni dependencias de pueblos o intereses foráneos. Luchamos por una estructura económica que suprima el latifundio asfixiante, la propiedad improductiva y la tenencia sin fundamentos de los bienes colectivos; por una estructura social que asegure iguales puntos de partida para todos y metas para cada uno, de acuerdo a los talentos, esfuerzos, virtudes y rendimientos personales. Por una estructura política que permita la libre y cabal expresión de todos los sectores que componen la voluntad popular sin las cortapisas que los intereses particulares de personas o grupos imponen. Por una estructura jurídica que sea el escudo del derecho de los débiles y muralla contra la prepotencia de los fuertes. Luchamos por la justicia integral, como única fórmula para la convivencia digna de los hombres.(...)Los conservadores que están apegados a una posición privilegiada, y quienes sin tenerla la ambicionan, se afanan por mantener la sociedad actual tal como está, no quieren cambios ni modificaciones estructurales, las reformas los asustan y los descontrolan. Los resentidos sociales, de ambos extremos, predican en cambio por la ruptura, por la violencia del orden actual. El procedimiento es conocido y pudo ser válido para otros pueblos y para otras épocas, no lo aceptaremos para nosotros. La violencia es sangre fraterna derramada, destrucción, muerte, ruina y trae como secuela natural la entronización de los gobiernos fuertes y autoritarios que imponen la supresión de las libertades. Unos y otros conspiran contra el progreso.(...) La evolución democrática de nuestro país, impulsada-en un momento histórico- por José Batlle y Ordóñez al frente del Partido Colorado, fue acelerada y ejemplar.(...) Es necesario seguir avanzando para no perecer(...) (Planeta,2017. Pág 63)
Estos conceptos en la dura confrontación en la década del 60 muestra claramente el reformismo batllista y su republicanismo radical en la pluma de Zelmar Michelini.

Estamos en un momento crucial para el batllismo, que oscila entre una etiqueta que sirve a casi cualquier interpretación y sus fuentes genuinas, muy alejado de la interpretación del votante que hace mucho se fue a buscar estos principios en otros sitios. Hay temas que no se deben dejar de debatir y ser claros con los militantes batllistas: 1) flexibilidad laboral, 2) renta básica, 3) Estado y sus empresas, 4) propuestas en educación claras y contundentes. Pero respetando esos principios que sostenía Zelmar Michelini, batllista.

viernes, 20 de octubre de 2017

1815-2015: Bismarck y la unidad alemana

1815-2015: Bismarck y la unidad alemana

El Mundo a partir de 1870. Trabajo de alumnos de 5to.H. Camilo Crossa y S. Migdal.





Introducción

Para finales del Siglo XIX y comienzos del XX, gran parte del mundo (principalmente Asia y África) estaba controlado por las potencias europeas. Imperios como Inglaterra, Francia, y Alemania tomaron control de manera forzosa, muchas veces usando su poderío militar, de distintos territorios a lo largo del planeta beneficiándose de una relación metrópoli-colonia. Estos países expansionistas mostraron a lo largo de la historia, muchos desacuerdos y rivalidades, que muchas veces desencadenaban guerras, que fueron moldeando el mapa europeo y generando aun mas tensiones entre estos países, lo que va a desencadenar al comienzo del Siglo XX, la Primera Guerra Mundial. Pero para llegar a este acontecimiento, hay que explicar el origen del poder de Europa, radicado en la Revolución Industrial. En resumen, las condicionantes de este hecho fueron el aislamiento de Inglaterra como isla, su paz interna promovida por ciclos revolucionarios que a su vez permitieron el ascenso de la burguesía gracias a la limitación de los poderes monárquicos de la realeza, y la creación de leyes como el cercamiento de campos, promovido por un parlamento conformado por los burgueses.
Volviendo a la industrialización, este hecho histórico no fue cosa de un par de años, sino que implico un proceso de pequeños cambios, y que estos cambios llevan a otras consecuencias que generan más cambios, en una cadena de mejora en todos los aspectos de la Inglaterra de principios del Siglo XVIII, y el posterior avance a la Europa continental. Por ejemplo una mejor calidad de vida gracias a la abundancia de la comida por la Revolución Agraria, provoca una explosión demográfica que incide en las migraciones a otros continentes (por ejemplo el caso de las Trece Colonias de América del Norte) y del campo a la ciudad. Este último movimiento migratorio favorece el exponencial crecimiento de la demanda laboral, y el crecimiento de las ciudades industriales como Mánchester o Liverpool. Esta demanda laboral facilitará la obtención de mano de obra barata que trabajará en las fábricas inglesas, y que será parte de la fórmula de producción industrial a gran escala. El otro factor será el desarrollo tecnológico con la creación de la maquina a vapor, implementada en el ferrocarril, conectando ciudades, y facilitando aun más el movimiento migratorio, así como el transporte de materia prima y productos manufacturados del puerto a la fábrica y viceversa. La maquina a vapor también será implementada en las fábricas textiles inglesas, las cuales representaron su principal producción industrial y uno de los fundamentos de la expansión imperial de Inglaterra (en busca de materia prima). La segunda producción industrial fue la industria siderúrgica, impulsada exponencialmente  avances técnicos y por el uso indiscriminado de carbón. El crecimiento de esta industria significo la abundancia de metales, esto provoco la implementación de los mismos en creación de vías férreas y en el futuro mejoramiento de los vehículos de transporte, ya sea barcos, aviones o cachilas, así como la industria militar. Un país con grandes índices de producción siderúrgica, significaba un país altamente industrializado.
Pero esta Revolución nos solo abarca un plano industrial como el nombre lo dice, también abarca un plano financiero, este surge por la gran necesidad de financiamiento de las empresas, que devido al exponencial crecimiento industrial, cada vez más, necesitan crédito para sus proyectos. De esta manera surge el sistema de acciones. el cual constaba en la emisión de bonos que permitían a los empresarios la compra de un porcentaje de la empresa, regulado en la Bolsa de Valores. La competencia era cada vez mayor, y Los Bancos tomaron un papel fundamental en el sistema de financiamiento, al generar préstamos ya sea a empresas como a países independientes. Cabe destacar un último punto: el surgimiento de los trust y los carteles, los primeros son la fusión de empresas para imponer precios y producción, mientras que los segundos son acuerdos entre empresas generalmente de un mismo rubro, para acordar precios fijos y repartirse el mercado. De esta manera se va moldeando una economía de carácter mundial capitalista, con grandes movimientos de capital financiero, extremadamente competitiva y hambrienta de materia prima.
Generalmente los países industrializados tuvieron un pasado de dominación colonial sobre otros lugares del planeta (siendo el Imperio Español la excepción), tanto Inglaterra como Francia abarcaron grandes cantidades de territorio afuera de Europa. Pero para el Siglo XIX surge un nuevo tipo de dominación: El Imperialismo, teniendo como fundamento la superioridad blanca europea sobre otras naciones o territorios, no buscaron como objetivo primordial la expansión de la cultura sino que se centralizo la conquista y subordinación de los nativos, y la extracción de la materia prima para abastecer la industria europea.
La visión europea del sistema no recae en ninguna crítica, al contrario de Lenin, en su libro " El imperialismo, fase superior del capitalismo". En el mismo se plantea el fin del capitalismo basado en el libre comercio, esto se afirma devido a que las grandes concentraciones de capitales en los países desarrollados generaron la disolución de la competencia de las empresas en los mismos países, pasándose a un monopolio total de grandes empresas en distintos rubros, ya sea metalurgia o lanares. La competencia se da entre estas grandes empresas de monopolio, y los bancos pasan a ser un factor muy importante en el sistema, al mover grandes cantidades de capital que llegan a ser decisivos e imprescindibles en la producción. Y lo más importante, el mundo se vio dividido entre las grandes potencias imperiales, a diferencia del libre comercio del Siglo XIX, donde los burgueses buscaban mercados donde vender sus productos, ahora los territorios se ven divididos según los intereses nacionales de los países. Se da una competencia a escala mundial, se busca el avance de la economía y el ampliar los mercados, siendo que el que lo logre, el país más fuerte.

Causas de la Expansión Imperialista

Causas Económicas: es en resumen, lo ya explicado, la necesidad devido al desarrollo industrial de materia prima abundante y barata, y de nuevos mercados en donde vender los productos manufacturados devido a que Europa ya no es un buen mercado, ya sea por la saturación, o por el cierre de algunos países de comprar productos europeos, ej.: Alemania.
Causas Demográficas y Sociales: la ya nombrada explosión demográfica pone en peligro la estabilidad europea al tener gran cantidad de personas sin trabajo y sin medios económicos de mantenimiento, la migración y colonización de ciertos territorios, es para los dirigentes de la época, una buena solución. Estos mismos colonos serían los nuevos compradores de los productos europeos.
Causas Políticas: el nacionalismo europeo lleva a las ideas de justificación del imperialismo, ya sea por superioridad de la raza blanca, el derecho de anexar nuevas tierras, la obligación del europeo de salvar a las razas inferiores, o el derecho de mando basado en quien es el más fuerte. Como otras causas encontramos la obligación de evangelizar a los pueblos bárbaros, y el afán científico de descubrir nuevas tierras y formas de vida. Estas causas llevaron a los países europeos en busca de nuevas tierras en otros continentes, este afán por expandir los territorios nacionales llevo a la Primera Guerra Mundial, por lo que nuestra hipótesis de investigación es:
"El Imperialismo europeo fue la causa de la Primera Guerra Mundial"

 

 

Alemania: La Unificación

El territorio alemán siempre se encontró dividido en diferentes estados, en 1815,  como forma de unificación y organización política de los distintos reinos, se crea la Confederación Germánica, formada por 39 estados soberanos, unidos bajo un parlamento con representantes de cada estado: La Dieta. Entre ellos, tenían grandes diferencias territoriales, algunos reinos llegando a ser ciudades estado, en la organización política, ya sea constituciones o monarquías, y de poderío económico, es en este aspecto que se destacan dos reinos, Prusia y Austria. Estos dos estados van a competir diplomáticamente por poderío económico y político en la región. Un ejemplo es la Zollverein, la unión aduanera de los estados del norte, con territorios en los que viven 26 millones de habitantes, esta organización es el primer paso de una Alemania unificada y gracias a esta, Prusia logra un potencial desarrollo agropecuario e industrial, en conjunto con una prudencia administrativa y financiera y el desarrollo del futuro mejor ejercito de Europa de la época.
Durante 1850 surge una figura importante en las Dietas alemanas          , el ministro prusiano Otto von Bismarck obtiene poder lentamente, y dirige y toma decisiones de la política internacional prusiana. Por ejemplo en la alianza ruso-prusiana, que va en contra de los intereses austríacos, que tienen grandes diferencias y tensiones en Los Balcanes con los rusos. En 1862, el rey prusiano Guillermo I nombra a Bismarck Primer Ministro de Prusia. Con este cargo el Primer Ministro centraliza el poder en el mismo, dirige decisiones legales y políticas, aprueba impuestos y regula la cantidad de reclutas del ejercito, también disuelve a su gusto el parlamento. Sus principales objetivos fueron el desarrollo económico y militar de Prusia, la futura unión alemana dejando fuera a Austria, y poner a Alemania como la potencia europea de la época. Sus medios fueron principalmente diplomáticos y estratégicos, pero las guerras con Dinamarca, Austria y Francia fueron claves para la futura Unión Alemana.
La Guerra de Dinamarca tiene como causa principal el problema sucesorio del rey danés Fernando VII, que no tenía descendientes varones. Esto no significaba un problema para Dinamarca en sí, puesto que heredaría la corona su primo por línea femenina Christian Gluksburgo, pero los ducados al sur de Dinamarca: Holstein y Schleswig, el primero, parte de la Confederación Alemana, pero aun danés, y el segundo con grandes influencias sociales alemanas, no estaban de acuerdo. Aun así el rey danés optaba por anexar los territorios, es acá donde Bismarck inicia su movimiento estratégico, lleva a Austria a una guerra por los ducados (1864), siendo victoriosos sobre Dinamarca, y obteniendo el control de Schleswig (Alemania) y Holstein (Austria). Pronto las tensiones entre los dos ganadores se acrecientan, Bismarck busca poner mediante propaganda, en mala posición a Austria, internacionalmente, tanto Rusia como Francia están a favor de una victoria prusiana, por otro lado Bismarck busca un tratado secreto con Italia, que constaba en que invadan Austria si estos le declaran la guerra a Prusia en los próximos tres meses. Finalmente las tensiones se acrecientan aun mas, llegando a la explosión de la guerra (1866), Austria envía sus tropas al frente desde Praga en línea hacia Berlín y tiene el apoyo de Baviera, Württemberg, Sajonia y Hanover, y otros pequeños estados alemanes, de todas formas el resultado fue decisivo, en tres semanas la guerra había acabado, Austria tuvo que luchar en dos frentes devido a la invasión italiana, pero la principal causa de su derrota fue la superioridad prusiana en cuanto a tecnología y adiestramiento militar, la utilización del ferrocarril permitieron el transporte rápido de las tropas al frente de guerra, mientras que el telégrafo permitió una avanzada comunicación entre Berlín y el campo de batalla, la superioridad armamentística también jugó a favor de Prusia.
La influencia alemana era creciente, es por esto que la sucesión de la corona española estaba ligada a la Casa alemana Hohenzollern, subordinados de Bismarck, y aunque necesitaban el consentimiento del rey Guillermo I, este se los dio sin reparo, aunque significara la guerra contra Francia. Este último país se sentía amenazado ante la sucesión alemana en la corona española, temiendo tener que luchar en dos frentes, por lo que le exigieron al rey prusiano que retirara la candidatura a la corona, a lo que este accede, siendo una derrota diplomática para Bismarck. Pero surge un pequeño problema, un error del Ministro de Asuntos Exteriores francés presiona otra vez a Guillermo I a que se comprometa a negar por siempre la sucesión de la familia Hohenzollern, este telegrama se lo reenvía a Bismarck, el cual lo da a conocer a la prensa alemana. En pocos días la noticia se ve expandida por toda Europa, y se da a entender la agresividad francesa ente la posición pacifista del rey Guillermo (visión obviamente tergiversada por Bismarck). Ante este evento, Francia, dirigida por un parlamento motivado por la guerra, y dispuestos a frenar la expansión Prusiana, le declaran la guerra (1870).
Prusia utiliza el mismo sistema que en la guerra de 1866, movilizan 440.000 soldados en pocos días, en conjunto con piezas de artillería. En seis semanas los alemanes penetraron Francia, el avance fue tal que las batallas se dieron en la fortaleza de Mertz y en Sedan, un grave error estratégico francés. Vencieron en las dos batallas y capturaron a Napoleón III (emperador francés), el siguiente movimiento fue el sitio de París, que culmina con la rendición de Francia en 1871, ante esto, Prusia el impone una gran indemnización y otorgar Alsacia y Lorena (territorios ricos en metales).
Esta guerra provoca la exaltación del nacionalismo alemán lográndose la unificación, el 18 de enero de 1871, durante el sitio de París, se proclama en Versalles el nacimiento y formación del Segundo Reich, el Imperio Alemán, con Guillermo I como primer emperador, o dicho en alemán, el primer Káiser, y se nombra a Bismarck como Canciller de Alemania. Esta unión abarcaba a todos los estados alemanes, incluso reuniendo los estados del sur, que luego de la guerra contra Austria, habían sido separados de la Unión Alemana. De esta manera se llega a una uniformidad política, jurídica, nacional, económica y social.
Si bien se plantea una federación basada en el principio monárquico, sublevado a la soberanía del pueblo, el poder del Káiser era casi supremo, en el recaía el poder ejecutivo, pudiendo promulgar o derogar leyes, dirigiendo la política exterior y el ejército. Por otro lado el poder legislativo recaía en el Bundesrath, integrado por representantes de los gobiernos de cada estado, y el Reichstag, integrado por diputados elegidos por sufragio universal. En ambas cámaras, Prusia tiene la mayoría de los delegados por ser el estado más poblado. De esta manera se legitima el poder Prusiano por encima de los demases estados, en suma con el poder del Káiser y del Primer Ministro.

El Imperio Alemán luego de su unificación

Para Bismarck la unificación del país no estaba completa, aun había algunos obstáculos sociales que le impedían una unión total de la nación, estos impedimentos eran dos: los católicos y los socialistas. Los primeros se ubicaban principalmente en el sur de los estados de Alemania, y tenían gran fidelidad al papa, por lo que las políticas del Primer Ministro eran evadías. Por lo que busco la reducción del poder católico en su país, entre 1873 y 1875 se dieron los las llamadas "Leyes de Mayo", entre sus principales puntos: el matrimonio civil obligatorio, el control estatal sobre los tribunales eclesiásticos, sobre la enseñanza y sobre la predicación de la Iglesia, a su vez se expulsan a los jesuitas del país y se rompen relaciones con Roma. Estas políticas fortalecen a los católicos, y el papa León XIII busca la reconciliación por lo que muchas de las leyes son derogadas.
Por otro lado los socialistas, en mayoría obreros devido a la explosión industrial del país, reunidos en el partido Social Demócrata que cada vez adquiría mas fuerzas, devido a esto, se implementaron políticas represivas como la prohibición de reuniones asociaciones, prensa, y por otro lado "cortar las alas", quitándole al partido la bandera de la defensa de lo clase obrera, adelantándose a sus reclamos, al implementar leyes sociales, ejemplo: seguros por enfermedad, accidente, vejez, etc. Ya habiendo lidiado con estos problemas, el éxito de Alemania residió en el pasaje de una economía agraria a una alta industrialización, esto dependió de varios factores, el primero fue la disponibilidad de metales y carbón, impulsado gracias a la adquisición de Alsacia y Lorena, por otro lado la explosión demográfica, que le permitió tener gran disponibilidad de trabajadores para las fábricas (1890, 50 millones de habitantes, 1914, 67 millones de habitantes). Y el tercer y último punto, la política intervencionista del estado, ya sea en la creación de redes ferroviarias, unificación de pesas, medidas y moneda, adopción de técnicas de producción y organización, y tecnificación de la agricultura. A esto hay que sumarle el proteccionismo bismarckiano ante los productos ingleses, en busca de proteger la economía alemana. Si el éxito ingles se basaba en el libre comercio y en el triunfo del liberalismo económico, el éxito alemán se basaría en un estado intervencionista y cuidador de su economía, logra potenciar su producción y surgen grandes concentraciones de capitales ya sean horizontales como verticales, todas estas empresas apoyadas por un fuerte sistema de préstamos bancarios, de esta manera Alemania se postula como el segundo país industrial de la Europa de la época, solo superado por Inglaterra.
Es devido a este crecimiento industrial acelerado que se le presenta a Alemania su segundo problema, que a diferencia de Inglaterra, no cuenta con grandes cantidades de colonias en donde vender sus productos industriales, es por esto que las políticas imperialistas alemanas se ven potenciadas para finales de siglo, y comienzos del XX, y dan origen a las tensiones que originan la Primera Guerra Mundial.

La Política Internacional: Los Sistemas Bismarckianos

A partir de 1871 el Canciller Alemán inicia una nueva política de relaciones internacionales, intentando aislar a Francia de cualquier tipo de alianza, busca que el país recientemente derrotado, y con una gran pérdida territorial y de finanzas, no logre una recuperación inmediata. El peligro de una "revancha" francesa en base a alianzas es muy peligrosa para Alemania. Es por esto que Bismarck no opta por reducir el país en un ataque militar, sino que busca, por medio de complejas construcciones diplomáticas, mantener a Francia lo más aislada posible.
El primero de los sistemas es el "Sistema de los Tres Emperadores", basado en un eje de alianzas Berlín-Moscú-Praga. Este representa una alianza llamativa para la época, puesto que en unos pocos años Austria aceptaría a Alemania como nación, y entablaría relaciones diplomáticas con el país que logró vencerlos. Por otro lado, la alianza Rusia-Austria, que resulta contraria devido a la enemistad de los mismos provocada por la situación en Los Balcanes, aun así, se logra entablar relaciones diplomáticas.  Los intereses comunes fueron buscar el retroceso del movimiento social obrero y que persisten nacionalidades descontentas dentro de cada país, que pueden generar un peligro para la estabilidad de los mismos (checos, polacos).
El segundo sistema se genera por las diferencias ruso-austríacas en Los Balcanes, que hacen que Rusia salga de la alianza, ante esto, Italia accede a un acuerdo diplomático con Alemania y Austria, generando el nuevo triángulo Berlín-Roma-Praga. Este segundo sistema también resulta curiosos, devido al antiguo conflicto Prusia-Austria, en donde Italia accedió a intervenir en alianza con Bismarck, a su vez las diferencias religiosas planteaban otro gran problema a superar.
Bismarck ve su objetivo cumplido, aunque no por mucho, devido al abandono ruso del Primer Sistema. A pesar de que Francia tampoco estuviera en alianza con Rusia, y menos con Inglaterra, rival eterno del país, la posibilidad de tener a Alemania luchando en dos frentes devido a la alianza ya nombrada, presentaba el mayor miedo para Bismarck. De todos modos, su forma de actuar busca dar el mensaje de una Alemania pacifista y que no presenta una amenaza expansionista para las demases potencias.

La Rusia de los zares

Llegado el Siglo XIX, Rusia era uno de los países menos industrializados de Europa, con una economía de base agraria poco tecnificada, que aun seguía con el modelo de servidumbre a los señores de la nobleza, con una organización política autocrática, gobernada por un monarca absoluto llamado zar. Socialmente, las diferencias económicas eran muy grandes, una pequeña nobleza y clero con grandes beneficios monetarios, y una inmensa mayoría agraria, sometida al pago de grandes impuestos y parte de la producción,  a esto hay que agregarle la escaza disponibilidad de la educación, que en la mayoría de los casos, era accesible para los sectores más ricos de la población.
Ante este sistema atrasado, asciende al poder el zar Alejandro II, lleva a cabo importantes cambios como la liberalización del comercio y mejoro las comunicaciones con el desarrollo de los ferrocarriles, aumentando la necesidad de acero, provocando productivo del mismo. La administración judicial se vio mejorada al otorgarle a los jueces su carácter inamovible y están acompañados de jurados. Pero su mayor cambio fue la abolición de la servidumbre, la cual resultaba inefectiva devido a que no se generaba excedente alimenticio ya que toda la comida era destinada al consumo gracias a la explosión demográfica del país. Esta ley permite a 40 millones de personas liberarse de su obligación servil, y el estado les permite la obtención de tierras mediante préstamos a pagar en 49 años, a pesar de esto, muchas personas no logran prosperar económicamente.
Estas políticas liberales del zar Alejandro II no son respetadas por los siguientes zares Alejandro III y Nicolás II, esto significa que sus políticas represivas de "rusificación" y de censura van a durar desde 1881 a 1904. A pesar de ellos, estos gobiernos logran el desarrollo económico y demográfico ruso, para que dé a poco se valla integrando en la economía mundial de la industria. El ministro de finanzas Witte inicio el proyecto del ferrocarril transiberiano, atrajo gran cantidad de capital extranjero y fomentó la industria textil, de minería, y metalúrgica, a su vez se desarrollan las instituciones bancarias.
Hay que destacar que el desarrollo industrial tiene como causa, y también consecuencia, el aumento de personas en las ciudades, ya sea por migraciones o natalidad, cada vez más gente tiende a juntarse en los centros poblacionales, en conjunto con las malas condiciones laborales y las altas horas de trabajo, facilito la tendencia de los jóvenes revolucionarios hacia el socialismo científico de Marx. Estos grupos se fueron juntando y aumentando sus militantes, hasta que en 1898 se forma el partida social demócrata, que comenzó a publicar sus ideas dos años después. Entre sus mayores exponentes se encontraba Lenin, pensador y radical socialista, que se dividiría del movimiento original para formar parte de los bolcheviques, en contra de la postura menchevique, que estaban a favor de una organización democrática y menos radical, también seguían la idea de que el socialismo nunca podría asechar a Rusia hasta que el capitalismo y la industrialización se hubiesen desarrollado lo suficiente como para poder generar una sociedad de clases, por lo que el sueño de una sociedad comunista sería inviable en Rusia bajo ese grado de industrialización. También surge un movimiento aun más radical que el bolchevique, los social revolucionarios, o SR, en resumen, luchan por una sociedad populista mediante actos de terrorismo. Los moderados y liberales conformaron las cuarta postura política, en su mayoría eran los intelectuales y universitarios, bajo las ideas de educación privada o pública pero obligatoria, y una reforma agraria. Para 1905 se organizaron bajo el Partido Constitucional Democrático.

La Revolución de 1905

Inmediatamente después de la derrota rusa en la guerra contra Japón, el Partido Constitucional Democrático, también llamados los kadets,      por las iniciales en ruso KD, celebraron banquetes en busca de adoptar una serie de resoluciones que serían presentadas en una especie de Congreso Nacional (no oficial), para ello, reclamaban una constitución, derechos elementales, igualdad de clases entre otros. La respuesta del zar fue negarlo rotundamente. Por otro lado se genero un desfile de trabajadores de manifestación pacífica (del SD) reclamando al zar una jornada laboral de 8 horas, una asamblea nacional. Derechos civiles y a huelga, entre otras demandas muy similares a los ideales liberales. Cuando el desfile intento entregarle la petición al zar, este abandono la ciudad, mientras que estos trabajadores se encontraron con filas de policías armados, que no dudaron en abrir fuego a una multitud pacífica y sin armas, cientos de personas murieron y este suceso paso a la historia como "Domingo Sangriento". Esa masacre radicalizo toda postura moderada, y llevo al trabajador urbano a una postura revolucionaria. Hubo manifestaciones cada vez más violentas en el verano de 1905, y una organización de los SD, con los periódicos y trabajadores urbanos llevaron al nacimiento de los soviets, estas eran asambleas de carácter revolucionario, buscaban un cambio total en la organización del poder de Rusia, sus primeros objetivos, por mas contradictorios que parezcan, eran la instauración de un gobierno provisional para la proclamación de una república democrática y para la creación de una asamblea constitutiva. Estas ideas se diferenciaban muy poco de las liberales, pero fueron planteadas porque los bolcheviques consideraban que la única y mejor opción de llegar a una sociedad comunista, era el pasaje por un estado burgués, por lo que buscaron ayudar las ideas de los partidos liberales. El zar Nicolás no vio más opción que proclamar el Manifiesto de Octubre, en el cual se citaban la creación de Dumas (parlamentos) que tenían un poder legislativo mayor al del zar.

Las Dumas

A pesar de que los SR y los bolcheviques intentaron boicotearlas, muchas personas lograron votar, y para la impresión del zar, el Partido Constitucional Democrático fue el más fuerte, esto significaba que la mayoría del campesinito tenía una visión liberal acerca de la constitución del estado y los derechos civiles. Pero Witte, con el apoyo del zar, no tardo en reducir el poder de estas Dumas, aprobando leyes reales, proclamo que la corona tenia la potestad de decidir la política internacional del país, ya sea guerra o diplomacia, el ministro de finanzas controlaba prestamos y moneda. Por otro lado se inicio la creación de un Consejo de Estado, o una Cámara Alta, constituido por clero, nobleza, los zemstvos[1], universitarios, y miembros de la cámara de comercio, asegurándose un nuevo organismo estatal, con el mismo poder que la Duma, y capaz de derogar leyes o presupuestos, manteniendo el control sobre las personas. La medida más importante fue la declaración de la potestad del zar de disolver la Duma a gusto. Estas medidas son muy características de los monarcas absolutos, el zar busco dar la idea de una democracia, que en contenido, resulta falsa, puesto que el mantiene el control sobre las políticas de estado más importantes.
Es así que los poderes del zar lograron disolver la Primera Duma, la "Duma de la indignación popular". La misma había levantado grandes cantidades de quejas, demandando una reforma agraria que diera al campesinito la totalidad de las tierras del Estado y de la Iglesia. Para la Segunda Duma el gobierno altero ilegalmente la cantidad de diputados, elevando la cifra de representantes de la nobleza del campo, logrando tener la mayoría. Mientras que la Tercera y Cuarta Duma lograron cumplir sus plazos jurídicos (cinco años) y a pesar de estar ilegalmente representadas con mayoría afín al gobierno, y de tener su poder limitado, se lograron ciertos avances en los derechos del campesinito.

La Unidad Italiana

Los movimientos del 48 representaron la revolución liberal de los países europeos, un sentimiento general en el continente movió a gran cantidad de personas en busca de constituciones, derechos individuales, separación de poderes, pero aun mas importante, la eliminación de las monarquías absolutas. El movimiento tomo por asalto a los distintos monarcas, ya sea en el sur de Italia (Nápoles y Palermo), en Viena, en distintos reinos alemanes, Hungría o en Francia. Por desgracia,  la mayoría de los países, llevando movimientos armados o intelectuales, solo logró volver al estado inicial de cuando empezaban los ahitamientos en las calles, ese es el caso de Italia, que luego de estas revoluciones, se mantuvo dividida en 7 reinos y principados (como fue dividida en el Congreso de Viena) y con una parte de su territorio dominada por el Imperio Austríaco. El impulso más fuerte para lograr la unidad provino del reino de Piamonte. Ubicado al norte, es uno de los reinos más industrializados de Italia (teniendo en cuenta un desarrollo pobre en el mismo reino), pero su producción era netamente de bienes de consumo por ejemplo telares. A pesar de ello, promueve una unificación italiana principalmente por intereses comerciales como son la construcción de una vía férrea que recorra todo el país, y la idea de la creación de un Zollverein italiano. La división política-territorial italiana sin duda afecta los intereses de los distintos comerciales piamonteses, e interfiere en su desarrollo total.  Pero la Unidad Italiana, principalmente, se origina por la promoción de un sentimiento romántico y nacionalista de unificación. A pesar que se comparte un idioma, los reinos tienen muchas diferencias entre sí, ya sean culturales o jurídicas, como el repudio del liberalismo por parte de Los Estados Pontificios, o de odio a otras regiones, sumado a esto, no se presenta una unidad comercial de aduanas como en Alemania, por lo que podemos decir que es una unificación netamente romántica por sobre los intereses.

La guerra contra Austria.

Piamonte y Francia firmaron un tratado de alianza en enero de 1859. En abril de ese año Austria le declaró la guerra a Piamonte, a su vez la intervención de Francia fue inminente, y lograron derrotar a Austria en las batallas de Magenta y Solferino. Luego de salir victorioso ante estas batallas, Napoleón III tomó la decisión de realizar un arreglo pacífico ya que no quería hacer un gran esfuerzo militar y no estaba de acuerdo con la postura revolucionaria por parte del movimiento italiano, donde no veía con buenos ojos el avance para lograr la unidad política de la península. El 10 de noviembre de 1859 se firmó la paz en Zúrich, donde el reino de Cerdeña no obtuvo grandes ventajas, recibió la Lombardía, en tanto Venecia quedó en poder de Austria y se decidió que Parma, Módena y Toscana fueran repuestos en sus tronos. A pesar del abandono de Napoleón III la lucha se siguió desarrollando dentro de la península, que ahora estaba al mando únicamente por los italianos, donde lograron avanzar en su objetivo entre 1859 y 1861.Las victorias sobre Austria despertaron el sentimiento nacionalista entre los estados de Italia Central. Las asambleas constituyentes electas en Parma, Módena y Toscana en 1860, determinaron la llegada al reino de Cerdeña (base de la futura Italia)de estos tres estados. El reino de Nápoles se obtuvo gracias a la acción de José Garibaldi, que realizó una gran campaña en Sicilia, donde se apoderó de Palermo y Messina y la continuó en la península, tomando posesión de Nápoles, donde fue proclamado Víctor Manuel. Luego de estos sucesos, en febrero de 1861 se realizó una asamblea formada por diputados de todas las regiones incorporadas, esta se denominó Parlamento Italiano y anunció la existencia del reino de Italia, reconociendo como su rey a Víctor Manuel II. La integración de Roma y Venecia completó el proceso de la unidad italiana. Venecia se incorporó como resultado de la guerra austro-prusiana, donde los italianos lucharon junto a los prusianos. Por otra parte la situación de Roma era mucho más difícil. Además de ser la capital natural de Italia era también la capital natural del mundo católico. El papa se opuso al hecho de incorporar Roma a la Unidad Italiana, contó para ello con el apoyo de Napoleón III, quien hizo fracasar los propósitos de Garibaldi, cuando este había ocupado Roma derrotándolo en Mentana en 1867.En el transcurso de la guerra franco-prusiana, cuando Napoleón debió entregar a ella todas sus fuerzas, Roma fue ocupada por Víctor Manuel, a pesar de la resistencia simbólica y la protesta opuesta por Pío IX en setiembre de 1870. Al año siguiente, Víctor Manuel se instala en Roma y la declara capital del reino. Luego de eso, Italia se organizó como una monarquía constitucional al estilo inglés.

La Crisis de los Balcanes

El Imperio Turco perdió a principios del siglo, durante el período de revoluciones, a Grecia y a Serbia, pero esto no significó la paz posterior. A lo largo de la historia Turquía tiene que soportar revueltas nacionalistas que la van debilitando cada vez más. Los eslavos, los egipcios, los búlgaros y los griegos de Creta se sublevan sucesivamente. Por otro lado, Austria y Rusia pretenden dominar los Balcanes. Rusia se presenta como la defensora de los eslavos y cristianos ortodoxos frente a los turcos musulmanes, ambiciona salidas al sur, al Mar Mediterráneo. Las pretensiones más inmediatas son el dominio de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, así como la desembocadura del río Danubio. Éstas se pueden lograr con la ocupación de los territorios o dominando Turquía. Por otra parte nos encontramos con Austria, que también quería salidas al mar, cosa que había logrado con la posesión de Venecia, Lombardía y las provincias Ilirias, que le daban el dominio del mar Adriático, aunque posteriormente las fue perdiendo por causa de los movimientos nacionalistas. Inglaterra y Francia también tienen intereses en el libre comercio y la navegación por el Mar Negro. Piamonte, pequeño reino de Italia tenía el interés de actuar de una forma más global para poder formar alianzas con países que le sirvieran de ayuda en el proceso de unificación, por eso se puede reflejar su participación política en este conflicto. Podemos notar que el centro de atención de los Balcanes es por un intercambio de intereses, lo que llevará a un conflicto armado, el cual se presenta en la guerra de Crimea, donde se enfrentan por un lado Rusia y por el otro Turquía, que es ayudada por Francia, Inglaterra y Piamonte. El resto de los países europeos toma una postura neutral ante la situación. Igualmente esta guerra no dura mucho tiempo ya que transcurre entre los años 1853 a 1855. Parte con el ataque de Rusia a los Balcanes en octubre de 1853, en marzo del año siguiente Francia, Inglaterra se meten en la guerra en apoyo a Turquía, atacan a Rusia en la península de Crimea, ante esto Rusia toma una actitud defensiva, se instalan en la fortaleza de Sebastopol, que  es sitiada por los aliados. Este sitio fue el hecho más importante de la guerra. Rusia resistió únicamente un año, por lo cual caen vencidos, no sólo por la intervención de la fuerza opuesta, sino que también los mata el frío y el hambre. El fin de la guerra culminó con el Tratado de París, que fue firmado el 30 de setiembre de 1856.

El reparto de África.

En tanto que América se libera y Asia presenta zonas de colonización delimitadas, África es en el siglo XXI el continente en el que se concentran (de forma confusa) el deseo de las potencias colonizadoras, es el continente del reparto. En África comparecen ingleses y franceses, superpotencias del imperialismo, y también alemanes, belgas, portugueses, italianos y españoles. En 1880 este era un continente sumamente desconocido, donde los europeos ocupaban solamente una serie de posiciones costeras, luego en 1914 se reparte totalmente entre las potencias europeas y solo quedan dos estados independientes, los cuales son Liberia y Etiopía.
Tras este reparto, Gran Bretaña fue el que salió más favorecido ya que adquirió los territorios más valiosos. Hasta el siglo XIX, Egipto era un estado tributario del Imperio Turco, pero desde 1878 por deudas con los ingleses y Francia (Canal de Suez), ambas naciones pasan a controlar el tema financiero del país. Gran Bretaña es el que hace frente a la rebelión egipcia de 1882 y termina con una posesión definitiva del territorio. Desde allí, Inglaterra realiza expediciones hacia la parte sur y llegan a dominar Sudán en 1898. En el sur, Gran Bretaña tenía desde hace tiempo la colonia de El Cabo, que se la había arrebatado a Holanda, una zona rica en oro y diamantes que despertó interés y rápido poblamiento por parte de los ingleses, que convivían con los bóers (de origen holandés, antiguos dueños de la colonia). Los bóers se dirigieron hacia el norte tras la presión inglesa y fundaron Orange y Transvaal en 1841. Todavía más al norte, Cecil Rhodes (gran defensor del imperialismo británico) conquisto para Gran Bretaña la colonia de Rhodesia (en alusión a su nombre) en 1890. Luego, como resultado de la guerra “de los bóers” Inglaterra logró conquistar Orange y Transvaal entre 1899 y 1902. El gran objetivo inglés era unificar sus posesiones del sur con las del norte (Egipto y Sudán) y construir un gran ferrocarril transafricano que iría desde El Cabo hasta El Cairo, pero no pudo lograrlo. Por otro lado, en la costa occidental africana se anexó Gambia, Nigeria, Sierra Leona y Costa de Oro en el año 1895. Luego tras acuerdos con Francia se agregaron Kenia y Uganda.
Francia también amplió posesiones en este continente. Argelia, que pertenecía a los musulmanes, fue conquistada en 1830, también Túnez en 1881 y luego traslado su protectorado a Marruecos en 1904. Además se adueñó de Senegal en la parte oeste, penetrando hasta encontrarse en el Sudán con los ingleses, posesión que fue respetada. También cabe destacar la conquista del Sahara y varias fábricas en Gabón, Guinea, Costa de Marfil y Dahomey, todas localizadas en África occidental, también ocupó Madagascar y parte de la Somalia.
En otro sentido, Alemania e Italia tras estar en el foco de atención la lucha por la unidad, llegan tarde al tema del reparto colonial. Igualmente Alemania conquisto Camerún en 1884, Togo en 1885, África sudoccidental en 1884 y Tanganika en 1885. Por otro lado Italia logró hacerse de los territorios de Eritrea en 1885 y parte de la Somalia en 1892.
España entró en posesión de Río de Oro en 1885 al sur de Marruecos, y la Guinea española en 1885 en el golfo y Portugal pudo conservar Mozambique y Angola en la parte occidental. Por último, Bélgica tomó el Congo, un territorio rico y extenso, situado en el corazón de África, que fue primeramente posesión personal del rey Leopoldo II en 1878 y luego colonia belga en 1898. Leopoldo II, a los efectos de resolver posibles conflictos internacionales por las posesiones de África, promueve un congreso que se realiza en Berlín en el año 1885. En este se determina que todo país que ocupe un territorio en la costa africana y lo notifique a otros países, tiene derecho a las tierras interiores correspondientes a esa costa siempre que realice en ellas ocupación efectiva.

La formación del Imperio Británico

Inglaterra se adelanta ante las demás potencias en la toma de posiciones, posterior a la desaparición del primer imperio colonial francés y de la emancipación americana, permanece como el único imperio colonial europeo. Hacia el año 1850 dispone de:
a)    Una cadena de escalas, que fueron conquistadas en su mayoría a los franceses, holandeses y españoles entre los siglos XVIII y XIX, las cuales son Malta, Corfú y las islas jónicas en el Mediterráneo; Gibraltar, Santa Elena, El Cabo, Isla Mauricio, Adén, Ceilán, en la ruta de las Indias y Singapur y Hong Kong en la ruta de China.
b)    Establecimientos comerciales en la costa africana, Sierra Leona y Gambia, que en el siglo XVIII fueron centros de la trata de esclavos, ahora abolida.
c)    Colonias de plantación, que suministraban productos tropicales: Antillas, Honduras y Guayana.
d)    Colonias de poblamiento blanco, que estaban destinadas por su clima a absorber excedentes de población emigrante: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, África del Sur (inestable por conflicto con bóers).
e)    Una colonia de explotación típica, la India, que estaba administrada desde 1777 por la Compañía de las Indias orientales, y que es importante en la economía británica, más precisamente como proveedora de algodón. La India es el eje del imperio.
La crisis económica de 1882, por las malas cosechas y la competencia de los productos baratos de los mercados estadounidenses y alemanes obliga a los ingleses a buscar fortuna lejos de la metrópoli. A principios del siglo XX Inglaterra cuenta con un imperio de 33 millones de km2 con 450 millones de habitantes (la cuarta parte de la población mundial). Los inconvenientes con los territorios afectan en las finanzas y la debilitan en cuanto a su posición en Europa. Se piensa que es el momento de darle fin a la expansión y de frenar a Alemania, para lo cual rompe su tradicional aislamiento y se va aproximando a Francia y Rusia en términos diplomáticos. Logró construir infraestructura ferroviaria y de puertos, o realizar trabajos de irrigación en India o Egipto, ya que capitales no faltan en la isla. Las colonias de plantación alcanzaron su máximo rendimiento. Los territorios de población blanca, que estaban débilmente poblados, l e envían excedente de carne, lana y trigo. Las minas de África del Sur, Australia y otros países ponen a disposición oro, diamantes, estaño y cobre. En este imperio (base de la potencia económica inglesa) pueden distinguirse dos tipos de territorios: los dominios y las colonias de explotación. Los dominios eran zonas de poblamiento, las favoritas para instalarse definitivamente los emigrados de Inglaterra, disfrutaban de su libertad y contaban con instituciones de gobierno similares a las inglesas, es decir, Parlamento y partidos políticos. Australia, Canadá, Nueva Zelanda y la Unión Sudafricana pertenecían a este grupo. En Canadá se buscaba retener a los inmigrantes que querían pasar a territorio estadounidense, para ello se otorgaron tierras gratuitas o a precios bajos. En los grandes espacios desiertos de Australia comenzaron a aparecer granjas, también se descubrieron minas de oro, la explotación de los rebaños de ovejas y de darle nuevamente popularidad en Inglaterra a los tejidos de lana sedujeron a los hombres de la metrópoli. Eran totalmente libres en política interior, solo un gobernador general representaba al rey inglés. La política exterior se encontraba controlada por la metrópoli, aunque ésta trataba de darle paz a los intereses de estos territorios con los propios, por medio de Conferencias Imperiales que juntaban al primer ministro inglés y a los de los distintos dominios. Prácticamente la estructura del Imperio era federal.
En el proceso del imperialismo británico África del Sur supone un tema complicado. Los descubrimientos de minas de diamantes y oro atraen a los ingleses desde las costas en El Cabo y Natal hacia el interior, donde vivían negros en las zonas marginadas, y los Boers en Orange y Transvaal, estos eran agricultores, hostiles al capitalismo industrial. La guerra de los Boers dura tres años (1899-1902). Con la paz de Pretoria pierden su independencia pero logran mantener su lengua y les prometen una cierta autonomía. Las colonias de explotación (India, África) suministran materias primas  y carecen de autonomía política de los dominios. La India es la más importante. Desde mediados del siglo se sustituye la administración de la Compañía de las Indias por la directa de la metrópoli. India le suministra a Gran Bretaña algodón, trigo, aceites, te y minerales, pero el hambre y la ruina del artesanado indígena provocan un movimiento nacionalista, del que es exponente la revuelta de los cipayos en 1859, que tardo dos años en ser dominada, en el Sur de la India. En 1877 la reina Victoria fue proclamada emperatriz de las Indias, luego en 1855 se forma el Congreso Nacional Indio, un partido político nacionalista que pide la conversión en dominio, tomando como modelo a Canadá. Inglaterra se resistió a aflojar el control de un territorio cuya economía era tanto para su industria, pero concedió a jefes indígenas en la administración loca, esto ayudo a la prosperidad comercial de ciudades como Bombay o Calcuta.

El Segundo Imperio Francés

El Segundo Imperio Francés es una etapa histórica de Francia transcurrida entre 1852 y 1870. El Imperio fue proclamado por Carlos Luis Napoleón Bonaparte (presidente), el 2 de diciembre de 1852, anteriormente se había disuelto la Asamblea Nacional convirtiéndose en dictador. Este Imperio dejaría de existir tras ser capturado Napoleón III en Sedán el 1 de diciembre de 1870, el 3 de diciembre de ese mismo año se proclamaría la Tercera República Francesa en París. Carlos Luis Napoleón Bonaparte se presenta a las primeras elecciones donde arrasa en las urnas, se transforma en el primer presidente de la Segunda República Francesa, recibió un gran apoyo de la población católica campesina.
En sus tres años de mandato llevó a cabo leyes como la libertad de enseñanza, la ley electoral, o la ley de prensa, que impone límites a la libertad de expresión.
Va a ocurrir un inconveniente, el cual es que no puede ser reelegido. Así, el 2 de diciembre de 1851 da un golpe de Estado reclamado por la población francesa para establecer el II Imperio Francés. Se encontró con muy poca resistencia entre los diputados. El único foco de resistencia se encuentra en París y sus alrededores. El nuevo imperio fue aprobado por un plebiscito, a  partir de esto fueron reprimidos los grupos opositores. Al igual que el primer Imperio, éste fue contestado por buena parte de la opinión pública. Napoleón III convirtió su gobierno en un régimen autoritario donde consiguió apoyo del ejército, también se creía que había perdido sus ideas liberales. También le apoyaba la burguesía, que creía en un buen futuro económico. La iglesia fue el tercer apoyo, vio favorecida una nueva alianza reflejada en el apoyo dado al presupuesto del clero y las escuelas religiosas. Durante el II Imperio se produce un fuerte desarrollo de los medios de transportes, así como una bonanza económica. Se incrementa la red bancaria y se firma un tratado librecambista con Inglaterra en 1860 que fomenta el comercio internacional.
La caída del imperio comienza en 1860 por medidas de política interna, aunque tenían el apoyo de los republicanos y los obreros, chocaban con los católicos y la burguesía financiera. Además, la política exterior fracasó, también se puede interpretar que el descenso del imperio comenzó desde que inició la expedición a México, el ejército francés fue derrotado (desde la batalla de Waterloo) en la Batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862. A partir de allí las cosas en cuanto a aspecto militar se fueron deteriorando mucho, Napoleón pierde batallas y no tiene el peso que tenía anteriormente. Las derrotas se produjeron por falta de un ejército preparado así como de aliados.
Luego de ser encarcelado Napoleón, se establece un gobierno provisional por parte de las autoridades legales del Imperio, pero el sector republicano invade la Asamblea y proclama la Tercera República Francesa en 1870.

Conclusión

La Paz armada fue el periodo de tensiones políticas en Europa, antes del conflicto armado, en este momento se alinearon finalmente los dos bandos rivales. La Triple Alianza, ya formada por Bismarck en 1882, donde Alemania busco el fortalecimiento diplomático y político y trato de aislar a Francia. Lamentablemente, para Alemania, la formación de la Triple Entente fue inevitable, para 1907, Francia, Gran Bretaña y Rusia lograron conformar la alianza diplomática, y para los intereses franceses, finalmente lograron salir de su aislamiento político-diplomático. No fue fácil la conformación de esta alianza, por un lado, la rivalidad franco-inglesa había perdurado por siglos en Europa, y las dos eran grandes rivales en el reparto de África, a pesar de ello, se empezó a ver a Alemania como el país más peligroso para el equilibrio europeo y para los imperios coloniales. Esto se debe a varios factores, el ascenso del káiser Guillermo II da un cambio radical a la política exterior alemana, se pasa de una pasividad a una agresión y conflicto por las colonias en África, esta agresividad también se ve representada con la expulsión de Bismarck de la cancillería. Por ejemplo los conflictos en Marruecos, donde el Káiser hizo una visita en 1905, apoyando la independencia del territorio, en contraposición con los intereses franceses, que querían conquistar el lugar. Ante esta visita se hicieron varias conferencias internacionales, en la primera se discutió si Alemania tenía o no el derecho de intervenir en el lugar, el Káiser se vio humillado al recibir la respuesta de que él no estaba en condiciones de discutir sobre el tema. En esta conferencia se da un mayor acercamiento entre Francia y Gran Bretaña. Marruecos era un punto estratégico devido a su cercanía con el Mediterráneo, y sin dudas tanto Francia como Gran Bretaña no querían barcos alemanes en este mar. Para 1911, las dos potencias toman control del territorio, y se le cede a Alemania un territorio en el centro de África como compensación, en busca de que el problema terminase de una vez. El conflicto en Los Balcanes representa otra de las políticas intervencionistas agresivas de Alemania, el ultimátum ejercido a Rusia por este país altero a las potencias de la Triple Entente, fue una amenaza al zar, con las palabras que el gobierno alemán le exigía a San Petersburgo que permitieran el avance de Austria sobre los territorios autoproclamados (Bosnia-Herzegovina).
Esta postura agresiva es un claro ejemplo de los sueños de expansión alemán, que reclamaban mayor cantidad de colonias, para una economía creciente, cada vez más fuerte, y necesaria de colonias donde poder vender sus productos, y reabastecerse de materias primas. La economía alemana fue de las mas crecientes del siglo, comparado con Inglaterra, donde su proceso industrial pudo sentar bases desde el siglo XVIII, Alemania había logrado un desarrollo (gracias a las políticas proteccionistas de Bismarck) amenazante para la hegemonía inglesa. Ya sea producción de bienes de consumo, o de metales y carbón. Por otro lado, la industrialización europea volcó parte de su producción en tecnología militar, en conjunto con las políticas bélicas de las potencias, dedicadas a aumentar la cantidad de sus tropas. Por ejemplo, Alemania paso de 621.000 a 82000 entre 1913 y 1914, o Rusia, que para ese mismo año empleaba 1.800.000 soldados. Estas eran demasiadas cantidades de tropas para una paz duradera, las rivalidades psicológicas fueron la principal causa para el reclutamiento exhaustivo de civiles en el ejército. Para finales de la guerra Rusia movilizo aproximadamente 12 millones de soldados, mientras que Francia y Gran Bretaña permanecieron en los 8 millones, por otro lado, Alemania no se queda atrás con sus 11 millones de tropas movilizadas, de las cuales 1.7 millones encontraron la muerte. La visión de formar imperios queda clara, ya sea Alemania, Francia e Inglaterra en África, Austria-Hungría y Rusia en Los Balcanes, todos estos países buscan un mayor poder territorial para beneficios propios, esto desencadena en graves tensiones diplomáticas y políticas, que en conjunto con nacionalismos, guerras y odios anteriores, van a desencadenar la guerra más importante de comienzos de Siglo XX.



Bibliografía

Apuntes tomados en clase.
Cámara Lozano, J. (2004). claseshistoria.com. Recuperado el 17 de Octubre de 2017, de http://www.claseshistoria.com/revolucionindustrial/2formasdecapital.htm
Fernández, A. (1995). Historia del mundo contemporáneo. Barcelona: Vicens Vives. Pág 114 a 122, 159 a 164, 172 a 193 y 243 a 249
La Guía. (s.f.). Recuperado el 17 de Octubre de 2017, de https://www.laguia2000.com/francia/la-tercera-republica-francesa
López, S. (1974). El desarrollo europeo y la expansión imperialista de 1870 a 1914. Buenos Aires: Kapelusz. Pág 21 a 24 y 33 a 37
Mazzara, S., Arocena, M., & Florio Rey, N. (2006). Hoy y ayer historia del mundo contemporaneo. Ediciones de la Plaza. Pág 141 a 162
Ocaña, C. (s.f.). La Primera Guerra Mundial 1914-1918. Recuperado el 18 de Octubre de 2017, de http://clio.rediris.es/udidactica/IGM/tablas.htm#BALANCE COMPARATIVO DE RECURSOS 1914-1918 (%)
Winks, W. R. (2000). Historia de la Civilización Vol. II. Pearson. Pág 458 a 487






[1] Organización de gobierno provisional, integrado por liberales que en general eran grandes y pequeños terratenientes, clases acomodadas o intelectuales