Datos personales

domingo, 26 de abril de 2015

Las elecciones de Noviembre de 1984. La vuelta a lo institucional honrando la historia democrática.

El 25 de noviembre de 1984 se realizaron las elecciones nacionales que marcaron el retorno a la democracia. Se realizaron con proscripciones y con el candidato natural del Partido Nacional, Wilson Ferreira Aldunate, preso en un cuartel. La formula vencedora fue Sanguineti-Tarigo. Un gesto muy importante fue el traslado del Dr. Alberto Zumarán a la Casa del Partido Colorado para felicitar mediante un fuerte y aplaudido abrazo su triunfo legitimando la salida democrática tan trabajosamente alcanzada. El Partido Colorado había alcanzado el 40.97% del electorado y el Partido Nacional el 34.88%. El Frente Amplio con un 21.67% maraca el inicio de un crecimiento que no se detendrá hasta lograr la Presidencia el Dr. Tabaré Vazquez en el 2005. La primera lectura de las cifras del electorado nos muestra una relativa estabilidad del electorado luego de 13 años sin elecciones. El Partido Colorado tuvo el mismo porcentual aunque casi 100 mil adhesiones más. Quedó muy claro el triunfo de las corrientes moderadas y que la tesis del Cambio en Paz había triunfado electoralmente siendo el más apoyado el sector reformista encabezado por los doctores Julio María Sanguinetti y Enrique Tarigo que obtuvo dentro del lema ganador el 32% de los votos cosa que no ocurría desde la elección  de Juan José de Amézaga en Noviembre de 1942. El Dr. Sanguinetti brindó una imagen de estadista mesurado y racional acompañado por la fuerte imagen del Dr. Tarigo conseguida en su lucha tenaz contra la dictadura mediante el Semanario Opinar y en las negociaciones posteriores. Como conclusión del proceso quedó la enseñanza de que no se debía volver a transitar el camino del terrorismo guerrillero ni por aventuras totalitarias militares. El 31 de enero de 1985 el Dr. Rafael Addiego Bruno asume como presidente de la Suprema Corte de Justicia, asumiendo la presidencia de la República en forma provisoria el 12 de febrero. El 15 de febrero de acuerdo a la Constitución se instaló el Poder Legislativo y los Gobiernos Departamentales. El 1 de marzo de 1985 asumen el Presidente Dr. Julio María Sanguinetti y el Vicepresidente Dr. Enrique Tarigo por el período 1985- 1990. La institucionalización se alcanzó, ahora empieza otra historia.
Rápidamente queda en evidencia la ruptura del difícil consenso alcanzado entro los distintos actores antidictadura, partidos políticos y movimientos sociales. En realidad no llegaron a concretarse acuerdos pactados. El gobierno fue definido de entonación nacional  por el Dr. Sanguinetti y Wilson Ferreira brindó en un discurso memorable la gobernabilidad necesaria. La Democracia uruguaya honrando su historia. El discurso del Dr. Sanguinetti marcó un amplio marco de tolerancia:

"Señor Presidente: La declaración de fidelidad constitucional que acabamos de prestar el Vice Presidente y el que habla, constituyen sin duda para nosotros el más alto, elevado y solemne compromiso que un ciudadano puede asumir en la República. Nada hoy más honroso que asumir ese compromiso porque ningún destino hay más elevado y alto para un republicano que el velar y cuidar esa Constitución.
Sin embargo, no sentimos que esa fidelidad deba ser simplemente una actitud pasiva; no basta simplemente con comprometernos a no agredir la Constitución; se trata de que la constitucionalidad sea una voluntad que desarrollemos activamente. Nada nos compromete más que ello. Todos los pasos, toda nuestra voluntad, toda nuestra energía va a estar volcada a ese supremo y superior objetivo.
Esta República que nació para la democracia ha vivido once años de gobierno de facto y ello no ocurrirá más no sólo porque el Presidente respetará la Constitución, sino porque todos los uruguayos las vamos a defender y haremos de ello un haz de voluntad y energía, que hará de ello una gran causa nacional, la gran causa que nos convoca desde el día en que nació este país.
Para el Uruguay la democracia no es simplemente una institucionalidad, no es simplemente un conjunto armonioso de instituciones jurídicas, no es simplemente una arquitectura política. Ortega decía: Hay verdades del destino y hay verdades teóricas. Las verdades teóricas nacen de la discusión, nacen de la razón, se nutren de ella, viven de la discusión, se vigorizan con la discusión. Hay otras verdades que son verdades de destino, esas no se discuten; se asumen porque esa es la identidad propia, eso se es o no se es y eso está antes de lo que se discute. Y para nosotros los Uruguayos la democracia es una verdad de destino, es un destino irrenunciable, es algo que se asume o no se asume y que si no se asume es el riesgo de la falsificación, y si se asume es el único modo de poder decir que se es ciudadano de esta República, de esta República que antes de ser un estado que antes de tener una frontera, que antes de tener un pabellón nacional, ya era una democracia. Porque aquel pueblo artiguista en los campamentos, aquel pueblo artiguista siguiendo al éxodo de resonancias épicas, aquel pueblo artiguista que era una expresión de democracia que decía aquellas cosas con las cuales nos hemos criado y educado, aquel pueblo ya fue una democracia en marcha, ya fue una democracia espontánea y ya fue una democracia asentada antes de que existiera mismo nuestro estado.
Para nosotros la democracia entonces, no es un sistema político, es nuestro país mismo, es nuestra razón de ser, es nuestra filosofía de vida, es nuestra razón de existir, es el sentido de nuestra lucha y a ella volcaremos todo nuestro esfuerzo.
Son cinco años difíciles, todos lo sabemos; cinco años muy duros en los cuales tendremos muchas veces encuentros y desencuentros, discusiones, contradicciones y todas las acechanzas que siempre amenazan a esta democracia, que tiene en su debilidad su fortaleza y en su fortaleza su propia debilidad.
Sí; sin ninguna duda tendremos años duros, pero el objetivo siempre deberá estar allí. Y esta Asamblea, cuando más de una vez pueda no entender mis pasos o los actos de Gobierno, sienta y sepa que siempre estarán inspirados en ese objetivo y en ese superior propósito. Deseamos hacer lo más que podamos en todos los terrenos del desarrollo económico y de la justicia social; pero por encima de todo, siempre ubicaremos la prioridad constitucional y democrática a la que trataremos de servir con devoción fanática, porque ese es el único dogma que puede tolerar la democracia o sea el dogma de ella misma, la creencia en ella misma, la fe en ella misma.
Naturalmente, sabemos bien que hoy estamos rescatando la forma, que estamos rescatando la arquitectura jurídica en la cual se asienta la democracia; pero también sabemos que viene ahora, mañana mismo, el desafío de los contenidos. En la democracia las formas son importantes porque su garantía radica en ellas, y esas formas son, en definitiva, la sustancia de la democracia; pero también sabemos que el reclamo de los contenidos empieza mañana mismo, porque la democracia no se puede detener en la formalidad jurídica sino que también se debe proyectar al terreno social. Si bien debemos luchar por la libertad política, también debemos hacerlo por una sociedad más justa, que sea a la vez el asiento y el sostén mismo de la libertad.
Por supuesto, todo eso lo haremos y lo tendremos que hacer. No es tarea del Gobierno ni tarea exclusiva del Presidente alcanzar estos objetivos; eso tendremos que hacerlo entre todos, y lo tiene que hacer el país entero, y lo tiene que hacer la armoniosa relación entre los Poderes de Gobierno. Estoy seguro que esta Asamblea General tendrá el espíritu de comprensión necesario, para que nuestras disensiones nunca lleguen al punto en que puedan comprometer o debilitar las instituciones, sino que se detengan en el momento mismo en que sea necesario afianzarlas, porque aquellas son la expresión de este pluralismo que tiene que existir, porque no hay democracia en la unanimidad. Esta misma Asamblea General es reflejo fiel a esa diversidad de opiniones a la que aludo. ¡Pobre país y pobre democracia si no existiera esa diversidad!. Pero esa diversidad y ese pluralismo los tenemos que conjugar en una armoniosa relación entre los Poderes, que tienen que marchar juntos en los que sea la defensa de la institucionalidad y la superación de una crisis muy honda como la que vivimos.
Todos sabemos que América está atravesando la crisis más profunda de este siglo. Hasta hace un tiempo ello podía discutirse, pero hoy sabemos que la crisis del 29 no es comparable a ésta que ésta es más profunda y que en la particularidad de nuestro país, además, es mucho más profunda aún.
La República está atravesando por una situación dramática desde el punto de vista económico y de ninguna manera se puede endulzar esa realidad. Sabemos que en los tres últimos años, este país ha perdido el 15% de su Producto; que el Estado central paga más por interese que por sueldos, que si este país pagara hoy los compromisos de vencimiento de su deuda externa y los intereses que tiene que abonar en 1985, gastaría el 90% de lo que percibiría por sus exportaciones. Con el 10% restante no tendría siquiera la posibilidad de adquirir el petróleo que necesita para apenas empezar a andar y por supuesto, estaría muy lejos la posibilidad de adquirir materias primas que precisa para su sustento.
Todo esto nos marca los límites y las carencias materiales que tenemos por delante. A su vez, nuestro país viene pagando el enorme precio de un ajuste en los tres últimos años que tiene tremendas consecuencias. Sabemos que ello tiene una consecuencia social que se traduce en una reducción de salarios, que unos podrán estimar entre un 35% y un 38% y otros en un 50%, pero que en todo caso es una profunda herida en el ingreso nacional. Si sumamos a ello el fenómeno de la desocupación, tenemos en los tres últimos años la masa global de salarios que paga el país, se redujo en un 45%.
¡Cuántos límites, señores! ¡Cuántas asechanzas entonces para la democracia!. ¡Cuántas carencias¡ todo esto lo tendremos que enfrentar juntos. Naturalmente que no será posible lograr un milagro, pero debemos comprometer el esfuerzo. Debemos ser muy conscientes de todos los límites y carencias que tenemos por delante, para no dejarnos ganar por optimismos fáciles; pero, a la vez, también debemos asumir y medir la magnitud de nuestros compromisos. Son límites y carencias muy grandes y eso va a requerir un enorme esfuerzo de todo el país que no puede enfrentar esa situación con el retroceso económico, de un país que sólo puede encontrar la posibilidad de avanzar en un crecimiento justo.
No es posible pagar la deuda externa sobre la base de un reajuste recesivo o aún mantener la economía en niveles de estancamiento. Esto se ve muy claramente por los números que acabo de señalar, que son algunos de los tantos que podríamos proporcionar para medir la magnitud de la crisis. Si tenemos en cuenta esos números, no es posible pensar en pagar la deuda externa sino a través del crecimiento de una economía que se tiene que empezar a reactivar. Por supuesto, esto es siempre difícil de lograr.
Todos sabemos muy bien que estabilizar sin el riesgo de la recesión o que reactivar sin el riesgo de la inflación, en definitiva es quizás el nudo sin el cual no habría doctrinas económicas, porque sería muy sencillo manejar esos fenómenos si tuviéramos la fórmula para administrarlos. Entonces, tendremos que lanzarnos a la reactivación tratando de administrar una inflación para que ella nos se transforme en un mal económico ni en el mal social que es y, en definitiva, en sea semilla perversa que empieza a desgastar las instituciones al crear el desasosiego general y una pugna distributiva que luego se hace muy difícil de administrar.
Quizá allí esté lo más difícil de nuestro desafío, quizá allí estén las mayores carencias del país; pero allí es, también, donde tendremos que demostrar la disciplina social y la imaginación para salir adelante y para que este país pueda lograr un esquema económico que lo permita alcanzar un desarrollo más justo.
Para ello nuestra República no sólo requiere del esfuerzo de sus hijos sino también de la comprensión del mundo. Este país que fundamentalmente ha crecido, siempre, a lo largo de su historia, através de sus exportaciones y de su búsqueda de mercados internacionales -eso es lo que ha ocurrido en el siglo y medio de su vida independiente-, debe volver a hacerlo ahora con redobladas energías. Y aspira a hacerlo en amistad, cooperación y desarrollo con todos los pueblos y estados del mundo sin exclusiones ideológicas ni restricciones de ningún tipo. Piensa y quiere hacerlo buscando la cooperación donde ella esté con espíritu de solidaridad y sin condicionamientos.
Por supuesto, nuestro accionar primero se debe dirigir aquí, a nuestra América, a nuestro hemisferio, a nuestra cultura, a nuestra América Latina que exporta once mil millones de dólares de alimentos e importa veintiún mil millones de dólares por el mismo concepto: que exporta cuarenta y ocho mil millones de dólares de petróleo e importa veintiséis mil millones de dólares de petróleo. En estas cuatro cifras que acabo de citar, América Latina muestra cuáles son sus desencuentros; estamos comprando lo que estamos exportando, estamos adquiriendo afuera lo que estamos produciendo aquí, en un comercio que es responsabilidad nuestra no haber sabido organizar en condiciones más justas para tener más independencia. Y si muchas veces no lo hemos podido hacer por los intereses de afuera también fue por nuestra debilidad de adentro. Las asechanzas de los intereses de afuera no las 'podemos administrar, pero sí tenemos que administrar nuestra voluntad política. Y es sólo por falta de voluntad política que, en definitiva, no hayamos podido lograr que todos nuestros alimentos y todo nuestro petróleo - que los tenemos a nuestro alcance- estén organizados para un comercio más justo.
Naturalmente que haya una política latinoamericanista no es, por cierto, pensar en términos excluyentes para el resto del mundo. Todo lo contrario. Estos países que somos hijos y atributarios de las culturas europeas, sentimos por ellas siempre el mismo fraternal espíritu porque los sentimos en nuestras raíces, en nuestra cultura, en nuestro modo de ser y en nuestros hábitos; y de todos ellos precisamos tecnología, ciencia, pero por encima de todo precisamos comprensión, para que se entienda que este pequeño país, que hizo mucho en el pasado aspira a hacer mucho también en el futuro; y que este país aspira a hacerlo, no con sueños de potencia, sino simplemente con una voluntad de justicia, tratando de dar más a sus hijos, de luchar por más paz y de crear el ámbito para que estos pueblos de América, que tantos infortunios han sufrido, puedas caminar por senderos más luminosos y serenos. Aspiramos a que todo esto se emprenda y a toda esa comunidad internacional le señalamos ahora nuestro problema para que piense en él.
Hoy también tenemos - y creo que con esto interpreto el sentimiento de todos los uruguayos- que agradecer a esa comunidad internacional lo que ha sido su conducta y su actitud en estos años, así como su permanente solidaridad par con nosotros y para con la causa de la democracia uruguaya.
A todos, nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento por esa solidaridad que fue importante para nosotros en horas de deseencuentro, en horas difíciles y duras. Hoy estamos en otro momento, en el que, junto a ese agradecimiento y reconocimiento, está también nuestro planeamiento, nuestro reclamo, que no es de una dádiva, sino simplemente expresión de una realidad, para que si nos hermanan los ideales democráticos también nos pueda hermanar una voluntad de cooperación para desarrollarnos y para que, en definitiva, podamos luchar por constituir un mundo más justo, que es la aspiración y la ambición de todos nuestros pueblos sin excepción.
En ésta, sin duda, una vasta empresa; es ésta, sin duda, una empresa dura y difícil. Tendremos que luchar con muchas fuerzas en el mundo y con muchas fuerzas adentro, porque la democracia tiene también dentro de sí, en su diversidad y en su pluralismo, las debilidades de los humanos, de ese ser humano que tiene tantas posibilidades creativas y también tantas debilidades que proyecta hacia el conjunto de la sociedad que nada refleja tanto como la propia democracia, que es la síntesis de lo que son los sueños, las ambiciones, las realidades, las debilidades y fortalezas de los seres humanos, con su misma fuerza, pero también con sus mismas debilidades y flaquezas.
Por todo ello tendremos que luchar a partir de un país unido, de un país unido en la diversidad, de una país que vuelve a reencontrarse consigo mismo.
Este país ha atravesado once años de dictadura y dos décadas de desecuentros. Es la hora de que busquemos no sólo la superación de la situación de dictadura -que estamos superando en este mismo instante-, sino de que luchemos, también por esos tiempos de reencuentro que tienen que venir y que son nuestra única arma y nuestra única fortaleza.
Dentro de pocos instantes enviaré a este Parlamento un proyecto de ley que hemos titulado de Pacificación Nacional, en el que se incluyen la ratificación de la Convención de San José de Costa Rica sobre Derechos Humanos, en el que reconocemos la internacionalidad de los derecho humanos y la jurisdicción internacional al respecto, en el que hacemos una propuesta sobre una amnistía que entendemos debe ser tan generosa como necesaria para el país, en el que proponemos algunas modificaciones del Derecho Penal Común y en que proponemos la creación de la Comisión del Reencuentro y de la Repatriación para que se dedique a ese tema tan vital para todo el reencuentro de la familia uruguaya.
Podremos tener diferencias de matices, pero no es ésta la ocasión ni el momento para discutirlas. Simplemente digo que ésa es una expresión honesta de nuestra voluntad de pacificación y de nuestra convicción de que el país precisa una amnistía. Ella tendrá que llegar hasta donde, en definitiva, decidamos que debe llegar, pero debe ser rápida y oportuna para que cumpla su efecto pacificados; y, fundamentalmente, siendo un problema ético de la sociedad, no debe ser el objeto de la explotación política ni de la especulación política de nadie porque siempre, necesariamente, en estas cosas, puede surgir esa tentación y todos, por igual, debemos preservarnos de ella para encontrar, con espíritu fraterno, un camino de solidaridad que a todos nos reencuentre y que sea el primer paso, el primer mojón, el primer cimiento de un Uruguay reencontrado, en el cual el pueblo empiece a sentir vibrar en su ser la unidad nacional a través de la unidad de sus dirigentes, en la discusión, en la controversia, pero también en la búsqueda de la solución inteligente que sume todos nuestro esfuerzos.
Señor Presidente: dentro de pocos minutos también asumiré el Comando Supremo de las Fuerzas Armadas, y ello importa un compromiso muy solemne, un compromiso que asumo con toda la cabalidad de la responsabilidad que ello supone, pero también con alegría de espíritu, sin enojos ni rencores para nadie. Puedo decir a este Parlamento que esas Fuerzas Armadas van a ser conducidas para la defensa constante de la Constitución. Esas Fuerzas Armadas tendrán que vivir, naturalmente, el proceso siempre difícil, que no podemos ignorar del pasaje de un gobierno de facto en el cual han ejercido todo el poder, a un gobierno democrático en el cual estarán subordinadas a los poderes legales.
Quiero decirles que ejerceré ese Comando con serenidad de espíritu, sin espíritu de revancha con respeto para una institución que por ser una institución del Estado debe tener toda la dignidad del caso pero cuya dimensión de dignidad se alcanza en lo que es la superior virtud del soldado, que es la defensa de la soberanía nacional y de la Constitución, sin la cual las armas pierden su sentido. Tengo la certeza de que voy a contar, y de que la democracia uruguaya va a contar, con la lealtad de los oficiales de los institutos armados y de los institutos policiales.
Muchas veces tendremos que discutir estos temas. Creo que todos los tendremos que discutir sin prejuicios y mirando hacia adelante, con una gran honradez de espíritu. Les digo, entonces, que en el ejercicio de ese Comando Supremo vamos actuar con toda la serenidad y con toda la firmeza que el mando republicano supone, sin estridencias innecesarias, pero con la firmeza suficiente como para que el país pase de una etapa de autoritarismo a una etapa en la cual todos sintamos que podemos volver a vivir con tranquilidad, porque allí está -diría- la clave en la que se asentará todo.
Tenemos que desterrar el temor, tenemos que desterrar el miedo, tenemos que desterrar ese sentimiento que es el que más corrompe el espíritu humano y que tanto hemos experimentado estos años.
Tenemos que desterrar el temor y para ello hay que desterrar también su paternidad que es la violencia esté donde esté y salga de donde salga. Para que no haya temor no deber haber violencia, y cuando hablamos de violencia no nos estamos refiriendo solo a la bomba o a la metralleta, sino a las mil expresiones de violencia que existen, de esa violencia que a veces se tiñe de matices ideológicos y que puede desembocar en la coacción o, simplemente, en el irrespeto de alguien por la opinión de otro o en el irrespeto del ciudadano por la conducta del otro. Solo en esa actitud de respeto y matando así esa semilla, es que podremos construir una sociedad sin temores como tradicionalmente fue esta sociedad uruguaya.
¿Qué es lo que más nos perfiló y distinguió? ¿Qué es lo que nos hizo sentir mas uruguayos en los tiempos en los cuales forjamos nuestra personalidad todos los que estamos aquí? Ese sentimiento que a veces la nueva generación que hoy se aproxima a la vida no entiende cuando nos oye hablar, que no nos comprende cuando nos referimos a un Uruguay que a ellos les cuesta entender, aun Uruguay sin temor, sin autoritarismo, en el que cualquiera podía entrar a cualquier lugar sin sentir que el adversario político era un enemigo personal, sin sentir que el que pensaba distinto era alguien con quien había necesariamente que enfrentarse.
Ese fue el mejor perfil, el perfil sustancial de este país que ha nacido para la tolerancia, que es hijo de ella y que le va en ello su identidad nacional ¿Qué es esta República sino la
Confluencia de la inmigración? ¿Qué es esta República sino la raíz hispánica mezclada luego con la aluvión italiano? Qué es este país sino a través de esas dobles identidades latinas la hermandad con pueblos con los que hoy tenemos fronteras, pero que un día no las tuvimos porque éramos exactamente los mismos en aquella América aluvional que emergía a la independencia hace un siglo y medio. Quizá nadie lo pueda decir mejor que nosotros que fuimos una frontera seca, manzana de discordia en la lucha entre los dos grandes imperios que crearon la cultura de América del Sur. ¿Qué fuimos nosotros sino una manzana de discordia, una pugna constante entre el imperio portugués y el español? Fuimos un pueblo de frontera; quizás por eso mismo fuimos también un pueblo de tolerancia.
Por eso aquella España y aquella Italia que vino más tarde pudieron un día acoger a hombres y mujeres de todos los horizontes del mundo que están en nuestra sangre, en nuestra cultura y que vinieron buscando aquí libertad religiosa o espiritual, tolerancia o simplemente un lugar donde vivir y trabajar. Y así vinieron los suizos, los valdenses, los franceses, los armenios, los judíos, y todos quienes fueron configurando este ser nacional que no se basó en la raza ni tampoco en una expresión geográfica que le estableciera su configuración. Un país de limites como fue esto no podía serlo.
La identidad nacional para nosotros fue un valor cultural, un valor político y cultural. Los uruguayos fuimos eso, una expresión de democracia dentro del Río de la Plata. Esa también es nuestra definición internacional.
Somos uruguayos porque creemos en la libertad, en el igualitarismo y en la tolerancia civil y religiosa, somos uruguayos porque creemos que nadie es más que nadie ante la Ley; somos uruguayos porque no tenemos viejos sueños aristocráticos; somos uruguayos en nombre de esa identidad. Nunca han sido sueños de potencia ni de grandeza material los que puedan haber envenenado, el espíritu de nuestro pueblo en el cual jamas fructificó la semilla de odio, porque a todos quisimos siempre Nuestros vecinos, con los cuales fuimos parte del mismo ser, saben que en este país existe un siglo y medio de existencia pacifica identificada con ellos y que hoy se quiere identificar aún más para consolidar para constituir nuevamente el mismo ser nacional que fuimos más allá de lo que sean nuestras respectivas soberanías. Sabemos que tenemos que desarrollarnos en la única potencialidad liberadora que nos hará grandes, en una soberanía no entendida en el viejo marco estrecho de límites detrás de los cuales se mira al del otro lado como un enemigo, sino como una soberanía colectiva que a través de una integración económica nos perita dar más justicia a nuestro pueblo y nos haga más grandes.
Esta es la identidad del Uruguay. Nuestro país es eso o no es nada. Por esa razón durante estos años sentimos el gobierno de facto y los riesgos de su salida, como un problema de subsistencia nacional.
Los países con mayor potencialidad geográfica y económica quizá puedan observar esto con simples accidentes en una larga historia política; países pequeños como el nuestro, cuando tenemos una quiebra de este tipo que compromete valores tan profundos, no estamos ante un tema simplemente político, ante un accidente en el camino, sino ante un problema que hace a la propia sobrevivencia del país, a su identidad porque toda nuestra fuerza está allí.
Por eso decimos que somos uruguayos, en la misma condición que también somos rioplatenses, porque es nuestra cultura. Del mismo modo, que decimos que somos sudamericanos, porque es nuestro hemisferio; del mismo modo que decimos que somos americanos, porque los sueños de libertad de nuestros héroes siguen en el espíritu de nuestra gente; del mismo modo que decimos que somos occidentales y lo somos no porque ello suponga ningún alineamiento automático a ninguna potencia, sino que lo somos porque en definitiva el espíritu de Occidente es un credo de libertad que nació en los albores de nuestra civilización de aquella civilización judeocristiana-helénica que nos ha inspirado a todos, así como también a esta democracia liberal. De aquellas fuentes, de aquellos manantiales, es que se forma esto que hoy estamos viviendo. ¿Qué es esto sino el espíritu de religiosidad individualista que nace en aquel mare nostrum? ¿Qué es esto, sino Occidente y la latinidad a nuestro modo de entenderlo? Somos todo eso porque somos todo eso es que miramos el futuro con confianza pese a las inmensas asechanzas que aparecen por todos los horizontes; Pese a las enormes limitaciones materiales que apenas he esbozado; pese a los desgarramientos que aún tienen heridas abiertas que tendremos que tratar de cicatrizar con paciencia, con tolerancia y con espíritu de comprensión.
De aquellas fuentes de aquellos manantiales, es que se forma esto que hoy estamos viviendo. ¿Qué es esto sino el espíritu de religiosidad individualista que nace en aquel "mare nostrum?" ¿Qué es esto sino el espíritu de la democracia de los pueblos mediterráneos? ¿Qué es esto, sino Occidente y la latinidad a nuestro modo de entenderlo?. Somos todo eso porque somos todo eso es que miramos el futuro con confianza pese a las inmensas asechanzas que aparecen por todos los horizontes; Pese a las enormes limitaciones materiales que apenas he esbozado; pese a los desgarramientos que aún tienen heridas abiertas que tendremos que tratar de cicatrizar con paciencia, con tolerancia y con espíritu de comprensión.
No me siento solo, sin embargo en esta tarea tan difícil; siento la solidaridad de esta Asamblea porque todos emanamos del voto popular; siento la solidaridad del pueblo que nos ha votado.
Tengo la tranquilidad de haber podido jurar hoy acompañado por un Vicepresidente que no sólo competen estos mismos propósitos, sino que es prenda de garantía moral para toda la ciudadanía, porque él sigue siendo la misma voz que se levantó en 1980, en aquel plebiscito, cuando todos nosotros o casi todos no podíamos hablar. Entonces él fue una de las pocas voces que pudo levantarse.
Siento la tranquilidad de que todo eso hace el marco imprescindible para que podamos salir victoriosos de esta empresa.
No, era mi mayor ambición llegar este día aquí. Si se quiere, ésta es la culminación de un sueño compartido por todos nosotros; mi mayor ambición empieza hoy; mi mayor ambición es la de estar el 1o. de marzo de 1990 entregando el mando a un nuevo Presidente constitucional electo por el pueble.
Solo ese día podremos decir que nos cumplido; que he cumplido yo mi misión y que todos hemos cumplido nuestra misión.
Empieza una nueva etapa en el país. Importa entonces que la asumamos con la conciencia de la solemnidad de un momento histórico.
Señor Presidente este país ha vivido la soledad, por un lado, en su ser nacional, el desencuentro, cuando no la opresión en la individualidad de las personas que la componen. Hoy atravesado ya todos los laberintos de la soledad, nos encaminamos hacia una nueva etapa de cooperación y de solidaridad con todos los pueblos del mundo ahora aquí representados por tan dignos mandatarios y tan elevados estadistas que este día nos hacen el honor de acompañarnos y a quien el Uruguay recoge con tanta simpatía y cariño.
Hemos atravesado todos los laberintos de la soledad. Estamos en una nueva etapa de cooperación, estamos en una nueva etapa de solidaridad. Los desencuentros que hubo entre nosotros, hoy también tienen que quedar atrás. Para adelante, solo la libertad y el cambio de opiniones, la soledad y el desencuentro detrás.
Tenemos lo más grande; nos tenemos a nosotros mismos."

Sobre la concepción de la historia en el pensamiento de Antonio Labriola | Marx desde Cero

Sobre la concepción de la historia en el pensamiento de Antonio Labriola | Marx desde Cero

Viaje al interior del Holocausto. Los campos de concentración nazis.

Los Juicios De Nuremberg (2000) - Película Completa En Castellano

Hitler: El Reinado Del Mal (2003) - Película Completa En Castellano

Comienzo trabajoso del Cambio en Paz. Racionalidad y objetivos de salida electoral en 1984.


El Pacto del Club Naval y la salida electoral. 1984-1985

"En nuestro país una Guerra Fría, que en cualquier momento puede convertirse en caliente, ha bloqueado el diálogo que lleva la reinstitucionalización. Se tiene la impresión de que en los últimos tiempos la república se ha dividido en dos. En un flanco el gobierno y las fuerzas armadas y en el otro los dirigentes polìticos...Abandonemos este círculo vicioso agotador. Ni las diferencias de opinión, ni las prerrogativas de poder, ni los fanatismos mesiánicos, ni tampoco la idea de que todo lo que proviene del gobierno es detestable pueden ser obstáculos suficientes para impedirnos lograr el objetivo deseado. Es imposible lograr unanimidad de opiniones, pero es inconcebible no lograr un acuerdo honorable mínimo que nos permita alcanzar el objetivo deseado" Teniente General Manuel Buadas, 16 de marzo 1984.

La prisión de Wilson Ferreira Aldunate había determinado la fractura de la multipartidaria, el Partido Colorado, la unión Cívica y el Frente Amplio anunciaron su intención de negociar incluso con la marginación del Partido Nacional y llevaron adelante reuniones con los Comandantes en Jefe de las tres armas.  Pese a las limitaciones subsistentes, que no eran pocas, hubo una serie de sucesos que nos llevan a la salida democrática seguiremos al Prof. Maiztegui en su libro, Orientales 4 de Octubre 2008, en la pàgina 832:
1) La legalización del Partido Demócrata Cristiana y del Partido Socialista y en los hechos todo el Frente Amplio.
2) El Acuerdo del Club Naval que habilitó la celebración de elecciones generales con Partido Polìticos y lideres proscriptos.
3)Apertura polìtica que , aunque parcial, devolvió al país un clima de libertades.
4)Regreso de algunos exiliados de notable influencia polìtica, entre ellos el secretario general del PCU Rodney Arismendi.
5)La decisión del Partido Nacional de presentarse a las elecciones con una fórmula alternativa.

A mediados de 1984 comienza a superarse el estancamiento polìtico entre los militares y la oposición. A pesar de la situación de los blancos, tanto para la izquierda como para los Colorados y los Comandantes en Jefe ya estaba superada la visión de continuidad o de retirada incondicional. Para el sector político el tema pasaba por lograr convencer a los militares a que transfirieran el poder al poder civil. Para los militares la problemática era como abandonar el poder sin riesgos para la Institución Militar o arriesgar juicios por la temática de los Derechos Humanos. A partir del mes de Julio Colorados, Cívicos, frentistas y las Fuerzas Armada. En realidad el problema más serio era el debate entre frentistas y blancos. El General Seregni  gravitó con su fuerza polìtica hacia la visión negociadora del Partido Colorado.

El 30 de junio comienza una huelga de hambre el dirigente tupamaro Adolfo Wassen Alaniz enfermo de cáncer e internado en el Hospital Militar con el objetivo de pasar sus últimos días con su familia. A principios de Julio salen las sentencias finales sobre tupamaros detenidos desde 1972. Había en ese momento 674 personas presas por motivos políticos de los cuales 69 eran mujeres. La negociación de salida debía incluir a Wilson Ferreira Aldunate y a la izquierda porque sería ilegitima. El martes 10 de Julio el Dr. Tarigo manifestó en El Día "o vamos los tres partidos a dialogar, o no va ninguno" en tanto el Dr. Sanguinetti les dice a los militares: " Miren, con el Partido Nacional afuera, si no está el Frente, estamos perdidos, acá no sale. Así que depende de que Uds quieran una salida negociada o no. Nosotros la queremos. Si Ustedes la quieren, tiene que habilitar al frente, porque de lo contrario , esto se terminó ya" (Maiztegui, Lincoln. Orientales 2008, Pagina 834) La discusión en la interna militar fue dura pero se aceptó finalmente la participación del FA. Luego de varias reuniones y marchas y contramarchas en la cuarta reunión con los militares se logran avances significativos con el objetivo de desproscribir a un alto número de frenteamplistas que habían sido candidatos en 1971. En un artículo de Diego Achar el Dr. Sanguinetti sostenía: " Todos sentimos que la cosa pendía de un hilo aun cuando el país estaba en un clima de politización que lo aproximaba cada vez más a la elección. A nosotros nos proclaman el 15 de julio sin haber llegado realmente a un acuerdo, casi de ciencia ficción proclamamos candidatos como sino pasara nada" Esa misma tarde se aprobó el acto institucional número 18 que declaraba legales al Partido  Socialista y al Partido Demócrata Cristiano y devolvía los derechos políticos a más de 6000 personas. Además devolvía el derecho a voto a Policías y Militares.
El 31 de julio se reúnen los políticos con los mandos en el Club Naval, era un símbolo firmar el acuerdo fuera de una unidad militar. Como reflexión del Acuerdo final citaremos al Dr. Sanguinetti en una nota de Ultimas Noticias el 10 de agosto de 1984, titulada ¿qué tendrìa que decir de Alvarez-Ferreira?: "La legitimidad del pacto no se la dará Ferreira ni ninguno de nosotros. Se lo dará la gente. Y si de hecho todos los partidos participaran en las elecciones, tendrán que aceptar su legitimidad. Nadie excluyó al Partido Nacional. El Partido Nacional elegió automarginarse."

lunes, 20 de abril de 2015

Nam la guerra de los 10.000 días. Capitulo 02 - Dien Bien Phu

Indochina, la guerra de un pueblo 2 de 2

La Batalla de Dien Bien Phu El ultimo Valle !! Vietnam, 1954) 1 4

Indochina, la guerra de un pueblotudoryoutube original

COREA LA GUERRA INACABADA

La Guerra Fría 1 - Enemigos históricos (1917-1945)

La actualidad del pasado. Presentación del libro de José Rilla (2008)

La Ofensiva del Tet. 6 - NAM la guerra de los 10.000 días. Guerra de Vie...

La Batalla del Valle de Ia Drang (documental)

domingo, 19 de abril de 2015

Pasos previos al Club Naval. Trifulcas liceales y el asesinato de Roslik.

Un incidente entre liceales marcaba con crudeza la realidad social del  Uruguay hacia el final de la dictadura. En una fiesta concurrieron alumnos del Liceo Militatr y del Instituto Privado Erwy School, hoy desaparecido y  se enfrentaron con bromas pesadas sobre el corte de pelo del alumnos con formación militar. No pasó a mayores, excepto que posteriormente fueron a la salida del Erwy a cobrar venganza y se desarrolló un trifulca de proporciones con intervención de la Policía y algunos heridos. Termino con denuncias judiciales y la prensa hizo referencia a que los alumnos del Liceo Militar no fueron sancionados. Estos hechos ocurrieron el 9 de abril de 1984, al día siguiente el 10 se conforma la Multipartidaria en la cual los dirigentes colorados Julio María Sanguinetti y Enrique Tarigo, los nacionalistas García Costa Alembert Vaz y Gonzalo Aguirre y por el Frente Amplio Líber Seregni y Cardozo. Unos días después, el 14 de abril emitían un comunicado en el cual sostenían: " Los dirigentes de  todos los partidos políticos uruguayos han acordado proseguir reuniéndose para considerar la situación del país y discutir las medidas políticas que se estimaran  del caso para seguir en la búsqueda de los propósitos de democratización nacional que en forma unánime los animen" (Maiztegui, Orientales, 2008, Pág. 783) El gobierno militar mantenía la represión con particular vehemencia cerrando medios de comunicación, por ejemplo La Prensa de Salto por 90 ediciones. El 12 de abril los rehenes tupamaros- Raúl Sendic, Adolfo Wassen Alaniz, Jorge Manera Lluveras, Mauricio Rosencof, José Mujica Cordano, Eleuterio Fernández Huidobro, Jorge Zabalza y Henrry Engler fueron todos reunidos en el Penal de Libertad. El 14 de abril el General Rapela recordando a los caídos en la lucha contra la subversión en un momento de su discurso sostuvo "las elecciones se realizaran con políticos proscriptos , las candidaturas de Seregni y Ferreira Aldunate no serían habilitadas" También dijo que se estaba trabajando en un nuevo mecanismo de negociación con los partidos políticos de formato diferente al realizado en el Parque Hotel.
El 16 de abril muere en el Batallón de Infantería 9 de Fray Bentos el Dr. Vladimir Roslik que sería la última victima de la dictadura.
Los tiempos había cambiado, Manuel Flores Silva director del Semanario "Jaque" comienza una profunda investigación que demostraría que la muerte había ocurrido  a causa de una anemia aguda y asfixia. El 27 de abril, Jaque, publicó un informe con un título de tapa "Oremos por el alma de Roslik que murió asesinado"
El acto del 1 mayo mostró un despegue del sector sindical de los partidos políticos uno de sus dirigentes jóvenes en aquél momento, Richard Read sostuvo en una nota " El PIT tenía una inserción brutal,, carisma, credibilidad con la gente y los políticos trataron de opacarlo. No acompañaron el paro general del 18 de enero, les dimos una lección y eso los asustó. El movimiento sindical tomó la cabeza de la conducción de salida y no les gustó" (Maiztegui, Orientales, 2008, Pág 797) Ese Paro fue apoyado por el sector batllista, Corriente Batllista Independiente (CBI). La consigna del acto del primero de mayo fue: "Libertad,, trabajo, salario, amnistía", nunca mas rehenes y fue cerrado por José D´Elia.
A fines de junio con Wilson Ferreira Aldunate preso el Partido Nacional considera imposible seguir dialogando y se bajó de la multipartidaria. Con un acuerdo que solo contara con la participación de Colorados y Cívicos carecía de representatividad y sus decisiones serían poco legitimadas. Los militares aceptan, ante propuesta del Dr. Sanguinetti de incluir al Frente Amplio en las negociaciones. El 18 de Julio hubo una gran manifestación en la principal Avenida.
En este mismo mes de julio se derogaron los Actos Institucionales 7 y 14, el día 26 la desproscripción parcial del Frente Amplio, no el Partido Comunista y la Unión Popular y se habilita a la prensa a difundir los actos partidarios. El diálogo con las Fuerzas Armadas se trasladó al Club Naval en Carrasco y con cierta rapidez se llegó al acuerdo y el 3 de agosto se desproscriben el Partido Colorado, la Unión Cívica y el Frente Amplio. El 15 de agosto sale a luz el Acto Institucional número 19 por el que se establece un régimen transitorio hasta la realización de un plebiscito el último domingo de noviembre de 1985. Inmediatamente se inicia el proceso político hacia las elecciones de noviembre de 1984. La tesis del Cambio en Paz había prendido en amplios sectores del electorado.

Pol Pot y el genocidio de Camboya |La Aventura de la Historia| EL MUNDO

Pol Pot y el genocidio de Camboya |La Aventura de la Historia| EL MUNDO

Treinta y tres cosas que usted no sabía de los Treinta y Tres Orientales.

Treinta y tres cosas que usted no sabía de los Treinta y Tres Nota del Diario el Observador de Montevideo.

Metahistoria | Biografías Historiadores - Metahistoria

Metahistoria | Biografías Historiadores - Metahistoria

sábado, 18 de abril de 2015

Vietnam Los archivos perdidos-EL INICIO

Vietnam Lost Films 1/6 - The Beginning [1964-1965]

The CIA's Secret War in Laos during the Vietnam War | 1960-70 | Cold War...

CIA detuvo primicia del Miami Herald sobre invasión de Bahía de Cochinos | El Nuevo Herald El Nuevo Herald

CIA detuvo primicia del Miami Herald sobre invasión de Bahía de Cochinos | El Nuevo Herald El Nuevo Herald

El Partido Constitucional y la Facultad de Derecho www.dfpd.edu.uy/departamentos/sociologia/adjuntos/ciencias_politicas/part_constitucional_fac_derecho.pdf

www.dfpd.edu.uy/departamentos/sociologia/adjuntos/ciencias_politicas/part_constitucional_fac_derecho.pdf

Anclajes - De una isla a otra: intelectuales uruguayos y América Latina como problema a mediados del siglo XX (1952-1962)

Anclajes - De una isla a otra: intelectuales uruguayos y América Latina como problema a mediados del siglo XX (1952-1962)

FRONTLINE VIETNAM: Helicopter Attack Strategy (720p) - WAR HISTORY ONLINE

FRONTLINE VIETNAM: Helicopter Attack Strategy (720p) - WAR HISTORY ONLINE

viernes, 3 de abril de 2015

ANNALICEMOS HIST8RIA: La mujer india y la Iglesia en el Virreinato perua...

ANNALICEMOS HIST8RIA: La mujer india y la Iglesia en el Virreinato perua...: Silvia Katty Pablo UNMSM […] despues de haber confesado a Elena, india y esposa de Diego Xiuri, salio a la plaza y frente a muchas...

Socialismo y Consejos Comunales: La Filosofía Política del Socialismo en el Siglo XXI | Marx desde Cero

Socialismo y Consejos Comunales: La Filosofía Política del Socialismo en el Siglo XXI | Marx desde Cero

La experiencia alemana que cambió la vida de Putin - BBC Mundo

La experiencia alemana que cambió la vida de Putin - BBC Mundo

El diálogo del Parque Hotel: entre sordos y el desenvainar la espada.

La difícil negociación de salida del proceso dictatorial tuvo etapas muy duras y complejas. En el Parque Hotel se produce un verdadero diálogo de sordos en el cual las dimensiones de análisis corrían por distintos niveles. Los militares resucitaban muchos de los puntos que habían sido laudados en el plebiscito de 1980: autorización de los allanamientos nocturnos, aumento de los días de plazo de mantener a un detenido sin pasarlo a un juez, creación del Estado de Subversión, en fin reivindicar todo lo que la Constitución proyectada en 1980 y rechazada, incluía. Se produce un  altercado entre el General Rapela y el Dr. Tarigo en el cual el primero acusa a todo el sistema político de hacer oposición "por principios y no por razonamiento" en tanto el Dr. Tarigo sostuvo que el error militar era mirar el texto constitucional por el ojo de la cerradura de la subversión. Tomaremos parte de las actas recogidas en la Cronología Histórica de Walter Rela y citada en "La dictadura Cívico-militar,1973-1984 de Buchelli/Harriett.

General Medina:- Quería significarle al doctor Tarigo que no es únicamente a la luz dela subversión que se toman estas medidas, sino a la luz de los acontecimientos que están ocurriendo en todo el mundo...Si en el Uruguay no hay subversión es porque no le interesa al comunismo internacional y porque no encuentra oportuno enfrentar a un gobierno que tiene las manos libres para combatirla. Nuestro punto de vista es que sí es necesario que haya un Estado de Subversión. No podemos olvidar que las Fuerza Armadas, que condujeron la lucha contra la sedición supieron cuales fueron las carencias a las que se enfrentaron; supieron de la necesidad de conseguir la herramienta legal en el Parlamento y ésta les fue negada en muchas oportunidades(...)
Señor Tarigo:- Para terminar señor Presidente, quiero referirme a un libro español de fecha muy reciente, de 1980. Los españoles conocen este fenómeno de la subversión tan bien o mejor que nosotros...
General Medina:- Perdón , doctor, lo conocen pero no han podido con él.
General Rapela:- Esa es la diferencia grande que existe con Uruguay.
Señor Tarigo:- Tampoco debemos ver subversivos abajo de la cama. Este ha sido, durante mucho tiempo, in pretexto para malos gobiernos. para descargar sus propias culpas a estos fenómenos.
General Rapela:- No lo dice por Uruguay
Señor Tarigo:- No lo digo por el Uruguay. No quiero decirlo por nadie. Lo digo recogiendo la experiencia que he tenido del mundo.
General Rapela:- No comparto absolutamente nada de lo que usted acaba de manifestar. Porque, si en esta mesa, a diez años apenas de haber sido combatida la sedición, se están poniendo dudas respecto a la adopción d e determinadas medidas- levamos cuatro sesiones discutiendo el tema, y hay dudas de todo tipo- ! que será en un Parlamento¡(.. ) Más adelante sostiene(...) si el concepto que se maneja no les sirve, les voy a pedir que traigan otro, para hacer algo positivo, no todo negativo; porque hasta ahora todo es negar, negar y negar. Entonces les voy a pedir que hagan algo positivo, que traigan una solución al problema
Señor Sanguinetti:- Perdóneme; pero hemos venido, repito, con un ánimo muy positivo, e inclusive, hemos trañido consideraciones que, a nuestro juicio, representan todos aportes positivos. Sin embargo-usted perdóneme- desde las tres de la tarde estamos sintiendo admoniciones sobre nuestro espíritu destructivo. Aquí se ha dicho que o no entendemos o no queremos entender. Hace un raro el General Medina dijo eso. Puedo aceptar que se diga que yo no entiendo, pero que no quiero entender, no. Se lo digo con todo respeto General pero no puedo aceptar que nadie diga que yo no quiero entender(...)
Según el Dr. Gonzalo Aguirre Rapela tenía una intransigencia tremenda cosa que sacaba de las casilla al Dr. Tarigo  y le decía a Sanguinetti "nos tenemos que ir, nos tenemos que ir" El propio Dr. Sanguinetti responsabilizó a Rapela por el fracaso  del Parque Hotel:" Fue muy rígido en el debate. Comenzó con algunas cosas inútiles con relación a medidas de emergencia, con relación a estado de excepción, etc., y a esa altura ya estábamos teniendo un comienzo de fragmentación adentro de los partidos. No hay duda de que al Parque Hotel la delegación del Partido Nacional va con el fantasma de una posible división con el criterio de Wilson Ferreira. Eso es un hecho, de modo que la delegación blanca llegaba al Parque Hotel muy condicionada; y entonces la rigidez de Rapela nos dificultaba mucho las cosas. Nosotros le decíamos a Rapela -Ud está imponiendo rigideces que son solamente teóricas-. Y creo, personalmente que fue así. Muchas de esa rigideces, mas que responder a un sentimiento delas Fuerzas Armadas respondían a la convicción personal de Rapela, que de estas cosas entendía un poco más que el resto de sus colegas, porque se había introducido dentro de ellas y porque estaba estudiando, y andaba con una carpeta llena de constituciones, y de libros, y de antecedentes del exterior" En julio las negociaciones se empantanaron y los Partidos Políticos retiraron sus delegaciones. Este hecho fue como un corte en el proceso de la difícil transición a la democracia. El 2 de agosto de 1983 un decreto del Poder Ejecutivo limitó la libertad de los Partidos y la publicidad de sus actos, el 4 de noviembre se producen varias desproscripciones políticas de los partidos habilitados pero no la del líder nacionalista Ferreira Aldunate. Como mencionamos en notas anteriores el 27 de noviembre se produce al acto del Obelisco de los Constituyentes, el 1 de diciembre luego de una cadena del General Alvarez se produce una gran manifestación por el Centro de Montevideo. El año se cerró con medidas de fuerte intolerancia desde el gobierno. Se detuvo al Convencional Colorado Luis Bernardo Pozzolo por sus dichos en la Convención del Partido Colorado y se clausuró CX 30. Quizás lo más significativo fueron las palabras que el General Gonnet pronunció a los alféreces egresados de la Escuela Militar en diciembre de 1983:" No dudéis en desenvainar la espada para defender los principios del proceso" (Caetano,G. Rilla, J. Breve historia de la dictadura, Página 138)

Antonio Piñero: «Los judíos tuvieron poco que ver con la muerte de Jesús» - ABC.es

Antonio Piñero: «Los judíos tuvieron poco que ver con la muerte de Jesús» - ABC.es

La difícil construcción de un ámbito negociador luego del Acto del Obelisco.

La intersectorial incluía la interpartidaria más las organizaciones sociales: el PIT, ASCEEP, FUCVAM y el SERPAJ fundado en 1981 para trabajar por los derechos humanos. Era una alianza muy heterogénea resultante de muchos años en que el ciudadano de a pie, impedido de asociarse politicamente o en forma gremial buscaba un lugar de expresión. En forma paralela y creciente fueron desarrollándose caceroleadas que fueron permitiendo al pueblo manifestarse de forma opositora al régimen militar. Luego del acto multitudinario del Obelisco, denominado "Río de Libertad" la primera reacción del gobierno fue mostrar con claridad quién tenía el poder: clausura de radios, pedido de captura internacional del líder nacionalista Wilson Ferreira Aldunate, ilegalizar nuevamente al PIT (Plenario Intersindical del Trabajadores). En tanto los distintos sectores políticos tenían diferencias de como seguir negociando con el sector militar. El Partido Colorado y la Unión Cívica tenían la tesis de que rodear era una forma de llegar también al objetivo por lo tanto no encerrarlos ni acosarlos puesto que tenían todo el poder intacto. El Partido Nacional se negaba a negociar con Wilson Ferreira Aldunate proscripto. Cosa curiosa que en el medio de todos estos hechos se festejó el acto del 1 de mayo de 1984 situación que el gobierno militar utilizó para anunciar que seguiría dialogando. El Frente Amplio seguía proscripto pero su líder el General Líber Seregni fue liberado en marzo. El 19  de marzo, luego de estar preso durante 9 años y ser proscripto políticamente dos años más, sorprendieron sus declaraciones a los que esperaban una radicalización en la misma:"(...)solo consignas positivas compañeros...Somos, fuimos y seremos una fuerza pacificadora...obreros de la construcción de una patria nueva...(...) No ha sido fácil entender la necesidad de la negociación...negociamos porque somos fuertes. De lo contrario se nos impondrían las soluciones. Pero también negociamos porque el enemigo es fuerte, y por que no somos capaces de imponerles nuestra soluciones. La Historia de las luchas de liberación en el Tercer Mundo nos demuestra que ninguna dictadura cae sola...la dictadura aislada social y politicamente tiene el monopolio de la lucha armada. Es ineludible, pues, negociar." (General Liber Seregni a la salida de la cárcel)
En el Partido Nacional, había una discrepancia profunda entre el directorio y el liderazgo partidario y hay un extenso dialogotelefónico transcripto por el Profesor Maiztegui entre Fernando Oliú y Wison Ferreira Aldunate: (...)Wilson- Entonces yo, personalmente, con esto, si quieren iniciar conversaciones, pues iniciénlas, para satisfacer el clima de esperanza. Pero también te digo que con ello yo no quiero tener ni responsabilidad, ni relación. No es solamente un problema de discrepancia. Con eso yo no tengo nada que ver, y así lo diré públicamente...yo no decido nada. Yo decido simplemente sobre mi conducta personal.
Oliú- No, pero óyeme, es la conducta del líder...
Wilson- ! Yo no soy líder de nada¡ ¿Dónde has visto a un líder que no es defendido por su partido cuando lo acusan, le tocan el culo y le piden la captura?(Maiztegui, L. 208. P 690)
El 30 de mayo luego de una muy áspera discusión el Honorable Directorio del Partido Nacional votó 12 a 3 en favor de mantener el diálogo, quedando flotando la afirmación del Dr. LuisAlberto Lacalle: " la historia no tiene ángulos rectos, la transición será larga y pausada. Se obtendrá mediante conquistas graduales" En realidad se había quebrado la unidad entre Por la Patria y el Movimiento de Rocha.
El 31 de marzo el partido Nacional se retira de las negociaciones con la Fuerzas Armadas
Los doctores Julio María Sanguinetti y Enrique Tarigo se reúnen con el General Rapela y le manifiestan lo intricado de una salida política sin la presencia del Partido Nacional, también plantearon la habilitación del semanario nacionalista "La Democracia" y la situación personal del periodista Alonso Fernández, en ambos planteos se encontraron con una rotunda negativa. Peso a ello decidieron, con una mirada cual jugadores de truco, seguir con el proceso negociador, sugiriendo que sería imprescindible desproscribir, además, a algunos partidos de izquierda. Este esquema se repetiría un tiempo después en el Club Naval. Los dados estaban girando sobre la mesa.

jueves, 2 de abril de 2015

27 de noviembre de 1983: Adiós a las armas y La hora del pueblo en el Obelisco.



Luego de las elecciones internas ocurren una serie de hecho que van allanando el camino hacia la apertura democrática. En enro de 1983 quedaron indultados los convencionales de los tres partidos políticos habilitados: El Partido Colorado, El Partido Nacional y la Unión Cívica. Un de los hechos más importantes fue celebrar el  1 de mayo luego de 10 años de prohibición por el PIT( Plenario Intersindical de Trabajadores) autorizado por el propio Gral. Alvarez. También se produce la visita de sus majestades los Reyes de España que estuvieron en el país durante 54 horas y el Rey Don Juan Carlos recibió a todos los líderes políticos en la Embajada de España. Se produce un intercambio muy duro entre el Contralmirante Laborde y el Dr. Sanguinetti, cuando el 10 de mayo de 1983 el oficial naval atacó a los dirigentes políticos y sindicalistas de realizar promesas laborales y salariales en forma demagógica atacando injustamente la política económica del gobierno y finalmente amenazó con suspender la realización del cronograma de salida si no había un cambio de actitud. El Dr. Sanguinetti le respondió con una inusual dureza, dadas las circunstancias sosteniendo: " Se nos acusa de ser críticos sistemáticos de la política económica. Pero  la política económica la están criticando los empresarios, industriales , agrarios, las entidades laborales. No Nosotros. (...)e hace sí un cargo justo, pues se dice que que nos henos solidarizado con personas suspendidas en sus derechos. Eso es verdad. En eso, hemos infringido la norma. Desgraciados nos sentiríamos si después de diez años, constituidas nuestras convenciones y ungidas por un millón y medio de votos, no expresáramos ni siquiera nuestra solidaridad con esos dirigentes" (Maiztegui, L. 2008. Pág.683).
El 14 de mayo se reúnen en domicilio del Dr. Sanguinetti, él y el Dr. Tarigo por el Partido Colorado, Pivel Devoto, Fernando Oliú, Jorge Silveira Zavbala y Gonzalo Aguirre por el Partido Nacional y Juan Vicente Chiarino, Humberto Ciganda y Julio Daverede por los Cívicos. Quedaba claro que ya no se trataría de un diálogo con los militares sino el inicio de la negociación y que los objetivos principales serían el levantamiento de las proscripciones tema crucial para los nacionalistas. Desde el 13 de mayo al 15 de julio se desarrolló el dialogo del Parque Hotel entre la COMASPO y los representantes de los partidos autorizados.  Finalmente el 4 de noviembre se anunció la desproscripción  de todos los dirigentes de los tres partidos Políticos autorizados  pero no la del líder nacionalista Wilson Ferreira Aldunate.
El 27 de noviembre de 1983 se realizó una gran manifestación por Democracia, Libertad y Trabajo frente al Obelisco de los Constituyentes.. Había en el estrado representantes de os partidos políticos y de todas las organizaciones sociales incluidos proscriptos y una multitud de unas 400 mil personas. El gran actor Alberto Candeau pidió en nombre de todos los uruguayos:"Un Uruguay democrático, sin exclusiones"

"Ciudadanos:
Los partidos políticos uruguayos, todos los partidos políticos, sin exclusión alguna, han invocado hoy al pueblo a celebrar la fecha tradicional de la elección de sus gobernantes y a proclamar su decisión irrevocable de volver a ejercer su derecho al sufragio de aquí a un año, el último domingo de noviembre de 1984.
Lo hacen al pie del Obelisco a los Constituyentes de 1830, autores del primer Código fundamenta de la República, en el que los orientales ratificamos nuestra voluntad de constituirnos en Nación libre y soberana y consagramos la norma sesquicentenaria que instauró la noble práctica de renovar a los representantes de la ciudadanía mediante su voto libérrimo, en un día como el de hoy, el postrer domingo del mes que ya fenece.
Aquí hacen resonar vibrante su reclamo de libertad y democracia, tanto tiempo acallado y sin embargo vivo en la conciencia de la ciudadanía, que no admite salvedades ni discrepancias, porque el anhelo de libertad y la vocación democrática constituyen el común denominador de todos los hombres y mujeres nacidos en esta tierra.
Y el pueblo ha dicho presente. Lo testimonia esta multitud inmensa, y pacífica, jubilosa y esperanzada. Ha dicho presente porque este es un pueblo que conoce sus derechos, sus deberes y sus responsabilidades. Porque es un pueblo con madurez y cultura cívica. Porque es capaz de dar al mundo ejemplos únicos y magníficos de altivez, coraje e Independencia, como el de aquel ya histórico 30 de noviembre de 1980 cunado dijo no a la imposición de los detentadores del poder. Prometeo fue grande porque supo decir que no a los dioses. Y el pueblo uruguayo es grande porque supo decir que no a los dioses con pie de barro. A quienes, asentados en la fuerza, pretendieron legitimar la usurpación de nuestros derechos sagrados en un proyecto de Constitución que desconocía toda la tradición democrática y republicana de la patria.
Ese mismo pueblo que dijo NO tres años ha, dijo luego si un año en una jornada civica ejemplar. Sí a los partidos silenciados durante una década y a los políticos injuriados, perseguidos, encarcelados y exiliados, que demostraron que, como al fundador de nuestra nacionalidad, un lance funesto podrá arrancarles la vida pero no envilecerlos. Ese glorioso 28 de noviembre de 1982, ustedes queridos compatriotas, les dijeron que sí porque los reconocen como intérpretes, fieles de su voluntad y porque no ignoran que ellos saben, al igual que Artigas, que su "autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana" y que su primer deber es poder deciros, un día ya no lejano, que "vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos" y "ved ahí todo el fruto de mis ansias y desvelos, y ved ahí también todo el premio de mi afán".
El país se apresta, cuando se cumplan las condiciones mínimas que todos los partidos reclaman y que se precisaron en la declaración conjunta de los partidos tradicionales, del pasado 8 de octubre, a iniciar nuevas conversaciones con las Fuerzas Armadas, destinadas a regular el tránsito de la actual situación de facto al gobierno de Derecho a instalarse el 1º de marzo de 1985. Los partidos políticos ratifican así su fe en el diálogo como el mejor método para restaurar las Instituciones democráticas en la República. Y reiteran, asimismo, que ese diálogo político estará enmarcado, de su parte y al igual que en oportunidad anterior, por la defensa irrenunciable de los principios liberales y democráticos que configuran la esencia de la Constitución uruguaya desde la de 1830 hasta la de 1967, la cual, además, ninguno de ellos considera necesario reformar en las actuales circunstancias.
Ciudadanos: no hemos comparecido hoy aquí en nuestra condición de militantes de determinada colectividad política, autorizada o excluida, que no la negamos y que ostentamos con legítimo orgullo, cada uno según sus honradas convicciones. Hemos venido en nuestra común calidad de uruguayos y de patriotas, herederos de un legado de libertad, de paz, de justicia, de respeto y tolerancia por todas las ideas, de devoción por la legalidad y de repudio a todas las expresiones de la fuerza y la violencia.
Dirigentes, afiliados y simpatizantes de todos los partidos políticos, de los ya rehabilitados y de los que aún no lo han sido pero que habrán de serlo, desde que no se concibe la democracia sin el pluralismo político irrestricto, hacemos pública nuestra convicción de que el límite de nuestras discrepancias estará dado, de aquí en adelante, por el mantenimiento de la libertad y la democracia. No existe discrepancia alguna, por profunda que pueda ser, que autorice a comprometer el destino libre y democrático de la República.
El gobierno de facto al que la República fuera sometida hace más de diez años, se halla hoy agotado y agostado. No responde a ningún sector de la ciudadanía y constituye un elemento artificial, incrustado por la fuerza en la vida colectiva. Su aislamiento en el seno de la sociedad uruguaya es total, como lo es también su aislamiento internacional ante el conjunto de las naciones democráticas del mundo.
Por ello hemos venido a afirmar todos juntos y solemnemente nuestro compromiso irrenunciable, tras una década de regresión y oscurantismo, de restituir a la nación su dignidad, al país su prestigio, a la Constitución su intangibilidad, a los partidos políticos su papel insustituible, a los gobernantes la respetabilidad que sólo emana de las urnas, a los gobernados su derecho a elegirlos, a cada ciudadano su condición de elector y elegible, a cada hogar su tranquilidad económica y a cada uruguayo su derecho a ganar el pan con el sudor de su frente.
Restituiremos así a la Patria al sendero que nunca debió abandonar. Y volveremos a hacer de ella una tierra de libertad. De libertad y también de orden. Pero orden emanado del estricto cumplimiento de la Constitución y la Ley, y no de la fuerza que archiva la primera y escarnece la segunda. Orden querido por todos y garantido por gobernantes electos por su pueblo, por los políticos, que hoy comparecen aquí, rodeados de todos sus compatriotas, con la frente muy alta y la conciencia tranquila.
Con esta conciencia tranquila es que exigimos la eliminación inmediata y definitiva de todas las proscripciones que aún penden sobre los ciudadanos y partidos, sabedores de que la democracia es incompatible con estas arbitrarias exclusiones de la vida cívica y de que únicamente la soberanía popular, manifestada en las urnas, puede disponer la postergación de quienes se postulan ante ella para el desempeño de los cargos de gobierno.
La victoria está próxima y es segura. Victoria que nos dará una vez más una Justicia única e independiente, cuyos magistrados no jurarán respeto sino a la Constitución de la República; una prensa libre, a la que ningún Torquemada podrá clausurar por decir su verdad; una enseñanza prestigiosa y una gran Universidad Autónoma; un funcionariado público inamovible y no más sometido al vejamen de su clasificación en categorías A, B y C; un movimiento sindical que actuará con entera libertad en defensa de sus legítimas aspiraciones de progreso y mejoramiento social; unas cárceles que sólo albergarán delincuentes y no dignos ciudadanos víctimas de su integridad moral y de su altivez cívica; unas Fuerzas Armadas, en fin, dignificadas por el fiel cumplimiento de su cometido histórico de defender la soberanía, la Constitución y la integridad del territorio nacional, reintegradas a sus cuarteles y olvidadas de misiones tutelares que nadie nunca les pidió y que el gran pueblo uruguayo jamás necesitó.
Victoria que nos dará, en suma, una Patria en la que sólo estarán proscriptas la arbitrariedad y la injusticia, una Patria sin perseguidos y fundamentalmente sin perseguidores, y en la cual, por consiguiente, se liberará de inmediato a todos los que fueron privados de su libertad por causa de sus ideas y se repararán, en todo cuanto resulte posible, las arbitrariedades cometidas a lo largo de una década de ejercicio discrecional del Poder. Victoria que será de todos, de los que aquí tenemos la inmensa dicha del reencuentro fraterno y de los que no están presentes, de quienes aún padecen injustamente la amargura de la prisión o del exilio.
De aquí a un año protagonizaremos otra jornada cívica que quedará inscripta, nos atrevemos a vaticinarlo, entre los grandes fastos patrios.
El último domingo de noviembre de 1984 un partido y sus candidatos emergerán triunfantes de las urnas. Pero no habrá derrotados, porque venciendo la democracia y consagrándose el respeto a la voluntad popular, la victoria será de todos. Como será de todos la responsabilidad de sacar adelante al país de la gravísima crisis en que lo ha sumido esta década de intolerancia, de soberbia y de ceguera, y de contribuir a la estabilidad del gobierno que el primero de marzo de 1985 asumirá la ímproba tarea de conducir la nave del Estado en circunstancias tan adversas como quizás no las haya conocido el país en toda su historia.
Ese compromiso también lo asumen pública y solemnemente todos los partidos Políticos, porque es imperativo irrenunciable del patriotismo que el próximo gobierno sea nacional, más allá de la filiación de los hombres que lo asuman, nacional en su espíritu, en sus miras y en el consenso que necesariamente ha de rodearlo, como es nacional toda esta inmensa conjunción de todos los sectores políticos y sociales, necesarios protagonistas del rescate del país.
Ciudadanos: hoy nos hemos congregado al pie de este querido Obelisco a los Constituyentes de 1830 porque es símbolo de una obra fundadora, realizada con la más alta idealidad y por encima de todo partidismo. Y aquí hemos venido porque es con ese espíritu superior que todos transitaremos por el camino que nos conducirá a la gran victoria común que, una jornada espléndida como ésta, celebraremos dentro de un año. Por eso aquí no hemos venido a corear consignas sectoriales ni a levantar emblemas partidarios, ni divisas tradicionales o no. Hemos entonado el himno patrio, levantado la bandera nacional y hecho flamear sus colores inmortales.
Compatriotas, proclamemos bien alto y todos juntos, para que nuestro grito rasgue el firmamento y resuene de un confín a otro del terruño, de modo que ningún sordo de esos que no quiere oír diga que no lo escuchó: ¡Viva la patria! ¡Viva la libertad! ¡Viva la república! ¡Viva la democracia!"

A pesar de que no todos los sectores que conformaban el FA estuvieron representados, esta fuerza política  conjuntamente con los civicos el Partido Colorado iniciaron el camino final hacia la salida democrática. En tanto los nacionalistas optaban por seguir adelante con su estrategia de no negociar mientra su líder estuviese impedido de participar. Los dados estaban jugados, dos estrategias pero una sola estaba en la visión de los mandos militares.

creartehistoria: "Daens" de Stijn Coninx

creartehistoria: "Daens" de Stijn Coninx: Cuestión social y movimiento obrero Película belga (1992) dirigida por Stijn Coninx . Nominada al Oscar como mejor película extranjera /...