Datos personales

Mostrando entradas con la etiqueta Batllismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Batllismo. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de mayo de 2020

Neobatllismo. Por Real de Azúa, Nahum,B y otros.


Características del neobatllismo





Real de Azúa, Carlos,
“Uruguay, ¿una sociedad amortiguadora?”, EBO-CIESU, 1984,
págs. 60-65 y La economía en el período neobatllista *Nahum, B; Angel Cocchi; Ana Frega; Yvette Trochon: “Crisis política y recuperación económica 1930-1958”, EBO – La República, 1998, págs. 96-107

El período neo-batllista
Llama la atención a nuestra altura histórica que si tantas y tan sustanciales fueron las
identidades entre la experiencia uruguaya del neo-batllismo, la argentina del peronismo y la etapa brasileña Vargas-Kubitschek-Goulart, sea tan “a posteriori” que esta afinidad se subraya. Aquí, debe suponerse, es el mismo carácter amortiguado del fenómeno el que tiene que ver con esta falta de ostensibilidad, de saliencia, con esta –dígase– baja tensión de su modo de incidir. Y el mismo término: “neobatllismo”, con que se le suele distinguir representa, de seguro, el más claro fundamento de esa tibieza, de esa flojedad. Debe admitirse, claro está, que el mero uso del rótulo no descartaría por sí mismo la originalidad del fenómeno ni tampoco lo haría el diagnóstico tardío sobre su verdadera naturaleza: al fin y al cabo peronismo y varguismo fueron prácticas previas a su inscripción en una categoría –la“populista”– que había portado en Rusia y en los Estados Unidos acepción bastante

domingo, 10 de mayo de 2020

El Batllismo: Apuntes de clase.





"El batllismo no puede ser etiquetado con un cuerpo de ideas compacto y concreto reductible a alguna de las corrientes de pensamiento disponibles en su época. Precisamente, una de las peculiaridades de batllismo reconocidas por todos los estudiosos del tema es la de haber dado muestras de capacidad integradora de elementos diversos. De tal forma que la ideología, la cosmovisión o la filosofía batllista, en fin, las bases ideológicas del reformismo son el original resultado de una combinación de elementos diversos. Estos se estructuran en torno a una matriz indudablemente liberal, sobre cuya base se articuló, con la incorporación de otros elementos, un conjunto ideológico peculiar que lo diferencia claramente del liberalismo oligárquico excluyente predominante en buena parte del circundante contexto latinoamericano de su época.
Al señalar el basamento liberal de la ideología batllista refiere en principio al liberalismo político que,
reconociendo sus orígenes en la prédica antiabsolutista del iluminismo europeo de los siglos XVII y XVIII, se impuso en el siglo XIX como ideología dominante en el pensamiento de las elites políticas europeas y
americanas. La base liberal política del batllismo es reconocible en la adhesión a los principios, considerados supremos, de la libertad y la legalidad; en la idea de progreso como el camino inexorable hacia niveles superiores de felicidad individual y social; y en la concepción de la política como el ámbito de la lucha entre intereses enfrentados que, expresados a través de los partidos, se resuelven racionalmente en el ámbito de las instituciones políticas (Panizza 1990, 41).

viernes, 14 de febrero de 2020

Las Politicas Sociales en el Uruguay: matriz batllista.


Las Politicas y el gasto social en Uruguay: Matriz batllista.

Las políticas del gasto público social tienen una larga historia. Las podemos rastrear desde fines del siglo XIX y se fue consolidando durante las grandes propuestas del batllismo en las primeras tres décadas del siglo XX. Pese a quién le pese se consolidaron profundamente durante el proceso de industrialización durante el mal denominado neo batllismo con la figura, el pensamiento y el accionar

lunes, 25 de febrero de 2019

El batllismo en acción: El cambio en Paz.



Es importante comenzar cualquier análisis sobre la recuperación democrática, la salida y los logros del primer gobierno batllista pos dictadura avanzar sobre el pensamiento de personas claves en el proceso.


 El general Seregni, por ejemplo, juzgaba en forma crítica a los tupamaros y sostuvo en una entrevista realizada por Alfonso Lessa:” (…)las ideas y la doctrina de las Fuerzas Armadas, y particularmente del Ejército, ya estaban profundamente influenciadas por la doctrina de la seguridad nacional emergente de la política y la estrategia de los Estados Unidos. De manera que se produce un vuelco

martes, 18 de septiembre de 2018

El batllismo en los sesenta. Del obrerismo a la distancia con el movimiento sindical.


El batllismo en los sesenta. Del obrerismo a la distancia con el movimiento sindical.


Entre los años 1959 y 1961 tomó cuerpo la Central de Trabajadores del Uruguay (CTU) y su Congreso Constituyente culminó en 1961. Se disolvió la UGT y se producen una gran serie de huelgas rurales y la primera marcha de los cañeros que se habían organizado en la UTAA (Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas) que comenzaron a mostrar a la opinión pública otro Uruguay con grandes dificultades y carencias de todo tipo. La mayoría nacionalista en el Colegiado comienza una etapa de endurecimiento entre 1959 y 1967, aplicando Medidas Prontas de Seguridad para enfrentar los conflictos gremiales. También hubo grupos de presión empresariales en el marco económico de crecimiento inflacionario y aumento de la desocupación generada por el proceso de desbatllistización comenzada con el viraje liberal luego de la Reforma Cambiaria y Monetaria llevada adelante por el Cr. Juan Eduardo Azzini.

lunes, 17 de septiembre de 2018

El batllismo a prueba. La crisis del 2002. Una aproximación.


El batllismo a prueba. La crisis del 2002. Una aproximación.


La crisis del 2002 tiene varios puntos de análisis. Para algunos economistas se remonta a la cesación de pagos de Rusia en 1998. Esto afectó a Brasil que tuvo que devaluar la moneda el 13 de octubre de 1999. En Argentina el problema estaba en la existencia de problemas en su sistema cambiario, tenía una paridad U$S -$ quedando expuesta su política fiscal derivada de su dependencia del mercado brasilero. En el 2001 Argentina  tenía problemas con su deuda pública, y la confianza de los ahorristas se complicaba sacando ahorros. La respuesta fue congelar los retiros llamados comúnmente “corralito”. El drama se extendió a la política obligando a la renuncia del Presidente Fernando De la Rúa el 20 de diciembre del 2001. Se sucedieron dos presidentes en el plazo de 10 días. En nuestro país la percepción era, como históricamente lo había sido, de algo transitorio que aumentaba el proceso inflacionario.